•  |
  •  |
  • END

Las nuevas colecciones de ropa que llegan a las tiendas parecieran imponer de vuelta el look setentero y el espíritu bohemio conlos grandes estampados florares y vinchy, los flecos, el encaje blanco, la tela ante, las bandanas, los sombreros, etc.

Y entre tanto no les podía hacer falta el ícono por excelencia de las prendas de vestir de las mujeres que protagonizaban la escena hippie; los pantalones acampanados, esos que probablemente aún tenemos en el fondo de nuestro closet y que creímos que jamás usaríamos otra vez desde que nos acostumbramos a los pantalones pitillos o como usualmente le llamamos acá, los pantalones tubo… y es que en los 90 también triunfaron con su regreso.

¿Cómo llevarlos?
Los pantalones acampanados de la moda primavera-verano 2015 se caracterizan por el talle alto, favoreciendo sobre todo a las mujeres de gran estatura o a las mujeres pequeñas dispuestas a llevar un par de plataformas o tacones por las calles.

Aprovechando el auge del ‘denim’, telas estilo blue jeans, se les puede combinar con camisas de la temporada, o bien, con camisas a cuadros, lunares, u otros estampados; otra opción es una camiseta ‘rocker’ y los crop top para las más delgadas. Si se trata de un look más elegante, estos pantalones también están disponibles en tela “de vestir”.

Otra tendencia que se desprende de estos nuevos pantalones acampanados, son los pantalones crop anchos, esos que cuyo corte está marcado antes de llegar a los tobillos, y que inclusive están disponibles como parte de los trajes de chaqueta; por ello se recomienda vestirlos con una camisa masculina o con un blazer.

Entre las famosas que ya se han atrevido a vestir estos pantalones acampanados por las calles en fechas recientes se encuentran Emma Stone, Bianca Brandolini y Olivia Palermo.

El origen
Se concibieron en el siglo 19, en referencia a los uniformes de los marineros de la Armada de Estados Unidos. Los pantalones acampanados eran una opción funcional para los navegantes ya que eran fáciles de quitar con las botas puestas, fáciles de enrollar para evitar el anegamiento, y quizás lo más interesante es que podían ser transformados en un dispositivo de flotación, al llenar las piernas del pantalón con aire.

Luego resurgieron en el siglo 20 como parte del movimiento hippie, por su libre fluidez y actitud despreocupada; pero la industria se aprovechó del movimiento social para venderles estilo, de manera que los hombres los combinaban con chaquetas de traje y las mujeres usaban una variación de talle alto con blusas ajustadas.