•  |
  •  |

Estás por salir a un evento importante y te miras las uñas, pero... ¡horror! Se ha dañado el esmalte y no tienes tiempo de correr al salón de belleza para que la especialista en belleza lo solucione. Para que esto no se transforme en un problema, hay seis herramientas que necesitas para hacerte el manicure en casa.

Lima las uñas: Esta es la herramienta más importante y versátil de cualquier manicura que se precie, pues se utiliza luego del alicate para darle a las uñas la forma perfecta. Recuerda que debes pasarla suavemente por el borde de la uña para evitar que la superficie se desgaste rápidamente o se quiebre.

El cortauñas: Esta es la herramienta más común que se puede utilizar para realizarte el manicure en casa. Cuando estés trabajando en tus uñas, utilízalo para recortar aquellas que estén muy largas. Ten presente que luego de cada uso es conveniente mantenerlo limpio para prevenir futuras infecciones.

Palito de naranjo: El palito de naranjo se emplea para empujar suavemente la cutícula hacia atrás. Debes utilizar la parte plana para empujar suavemente la cutícula hacia adentro, comenzando siempre desde el centro de la uña. Para facilitarte la tarea es preferible que antes utilices un suavizador para ablandarlas.

Buffer: Los buffer o tampones para las uñas son unas pequeñas almohadillas que permiten dar brillo o crear una base suave para facilitar la adherencia del esmalte. Inclusive puedes usarlo sin necesidad de pintarlas luego, ya que obtendrás uñas súper brillantes en pocos minutos.

Tratamiento para cutículas: Son aceites que hidratan específicamente esa zona de tus uñas. Al utilizarlos antes del palito de naranjo te facilitará la tarea de mantener las cutículas en perfecto estado. Esto puedes utilizarlo tanto en las manos como en los pies, pues obtendrás el mismo resultado: cutículas suaves, manejables y casi invisibles.

Acetonas y esmalte: Estas son, sin lugar a dudas, las estrellas de cualquier manicura. El quitaesmalte es un elemento necesario, pues elimina todo vestigio de color que tengas sobre las uñas y les permitirá respirar para evitar que se formen hongos. En cuanto al esmalte, seguramente sabes para que se utiliza, solo emplea tu imaginación y logra combinaciones únicas. En el mercado existen tantas variedades como colores tiene la naturaleza, solo debes elegir los que más te gusten y comenzar a pintar.