•  |
  •  |

La versatilidad define a los accesorios de metal alpaca, cuarzo y cuero que son creados por Jorge Ruisan, un joven de 23 años que ha transformado su pasatiempo diseñando bisuterías y bolsos, en el comercio de sus productos.

Tras darle muchas vueltas a la idea con bocetos, escuchando la opinión de sus amigos e investigando un poco, Jorge decidió bautizar sus diseños bajo la marca de Olimpo, porque refleja la esencia de sus piezas.

“Yo quería ponerle Calachero, para que fuera bien nica, y me decían que no… Me gustó el concepto de diosas, quería darle el toquecito de griego, para mezclar lo clásico, lo étnico y lo elegante también. Olimpo es la casa de los dioses, vi que encajaba súper bien”, detalla Jorge, quien es diseñador gráfico de profesión.

Su gusto por los accesorios se debe a que opina que son un medio para comunicar al mundo nuestra personalidad. Las piezas de Olimpo están inspiradas en gente que tiene varios roles en su vida. La idea es que después de la oficina, con un accesorio de Olimpo se esté lista para salir con los amigos, por ejemplo.

Su catálogo de productos incluye collares, brazaletes, chapas, anillos, llaveros… así como bolsos y sobres de cuero.

EVOLUCIÓN
Jorge Ruisan aprendió de manera autodidacta a inventar bisutería para obsequiarles a sus amigas, por lo que exploró la mezcla de distintas técnicas hasta que pudo perfeccionar sus creaciones. “Es algo que realmente me apasiona, siempre encuentro el momento para hacerlo en mí día a día” expone.

Mientras que el diseño de bolsos y sobres de cuero surgieron por el interés de tener un bolso de creación propia, y como el resultado encantó a sus amistades, continúa realizándolo con el apoyo de la mano de obra de artesanos de Masaya.

RESPONSABILIDAD SOCIAL
Si bien Olimpo es una marca que recién está dando a conocer este año, Jorge desde ya se interesa por la responsabilidad social empresarial, para que no se trate de un simple emprendimiento.

Cada 15 días imparte clases sobre la creación de bisuterías a 10 mujeres que tienen el apoyo del centro Ixchen, quienes son madres solteras o han experimentado violencia, con la intención que encuentren un medio para generar sus propios ingresos.