•  |
  •  |
  • EFE

El verano llegó  y es el momento que tenemos para poner freno a la ansiedad, de recargarnos de vitamina D. Un autobronceador puede ayudarnos.

El plan es hidratar, colorear y proteger la piel para que no sufra con una sobredosis de exposición solar ante el deseo de broncearla en un tiempo récord.

Los autobronceadores y cremas con color son una opción perfecta para broncearse y lucir una piel nacarada sin una exposición sin medida a los primeros rayos.

La farmacéutica y responsable de producto de los laboratorios Klorane en España, Cristina Alcoriza, advierte de las propiedades calmantes de los aceites esenciales que componen la gama Polysianes, que contiene las propiedades del aceite de Monoi y el fruto de la Morinda, que provienen de la Polinesia, además de vitamina E.

“Los filtros orgánicos dejan brillos en el rostro y los elementos matificantes en las emulsiones solares, pueden llegar a producir grumos, por ello, hemos decidido limitar la cantidad de filtros orgánicos y no formular el producto como una emulsión, gracias a los avances tecnológicos”, explica Prieto.

Los responsables de Lancôme aconsejan exfoliar la piel ligeramente, para luego pasar a una profunda hidratación que recupere su bienestar y así poder lucirla y dejar que el sol la bañe con su luz.

Lierac propone un mix: un dúo para optimizar y prolongar el bronceado gracias a un sérum, para rostro y cuerpo, y unas cápsulas solares anti-edad con un concentrado carotenoides que refuerzan su eficacia bronceadora.

La composición de esta gama cuenta con un complejo fotoprotector de amplio espectro para rostro, cuerpo y cabello, con una textura ultrasuave y satinada que la piel refleja su brillo e hidratación, que incluye un apartado para rostro y cuerpo con color con textura gel.