•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Son los grandes olvidados de nuestra anatomía. Rodillas, codos y talones sufren la poca atención de cremas y revitalizantes y, con el tiempo, no solo se resecan, también se agrietan y pierden elasticidad y firmeza.

La especialista en estética Carmen Navarro confía en el poder de la luz LED, que estimula gracias a la longitud de onda de 633 nanómetros, para aumentar la energía de las células y producir más colágeno y elastina.

“Lo denomino un reseteo corporal”, dice Navarro, que comienza con un masaje omeoenergético en el plexo solar, frente, columna vertebral y trapecios, con aceites esenciales para desbloquear los puntos energéticos del cuerpo.

Se trata de un masaje centrado en rodillas, tobillo, caderas, codos y muñecas, que desbloquea estas zonas y favorece la circulación sanguínea. “También se enfoca en pies y manos para elevar la temperatura de estas zonas y mejorar así la circulación general”, comenta. 

Con ello se eliminan tóxicos de la piel y se retiran las impurezas acumuladas, además de limpiarla y prepararla. “Son técnicas --explica la especialista-- basadas en la fisioterapia, en la que se utilizan productos ricos en aceites esenciales, además de plantas medicinales y un importante componente llamado AME (Activador Metabólico Energético) que promueve la renovación celular”.

Rejuvenecimiento

Natalia Ribé, directora médica del Instituto que lleva su nombre, explica que “debido a su relieve, los codos y las rodillas son las partes del cuerpo que sufren más roces producidos por el contacto con la ropa y su aspecto es, generalmente, rugoso y áspero”.

“Debido al movimiento continuo de estas articulaciones y la falta de hidratación pierden turgencia”, indica la doctora Ribé. 

Para evitarlo propone un tratamiento específico para combatir la rugosidad, la flacidez y la deshidratación de estas zonas.

Como en otras zonas del cuerpo, el envejecimiento en codos y rodillas bbes inevitable, de ahí propone combatir con aminoácidos, esenciales para la formación de nuevo colágeno, a los que hay que añadir ácido hialurónico para ralentizarlo.