•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El auge de las mechas californianas tiene competencia, con un toque aún más natural ahora lo que se lleva en el cabello son las iluminaciones o mechas de bebé, al puro estilo de celebridades íconos de la buena apariencia como Gisele Bündchen, Cara Delevigne, Miranda Kerr, Jessica Alba, Elizabeth Olsen, Natalie Portman, entre otras.

De acuerdo con L’Oréal París, con esta tendencia de coloración los efectos son más sutiles que los obtenidos por las mechas californianas y parecen un tenue reflejo irregular de sol sobre el cabello, por ello “Son la apuesta perfecta para dar un ligero toque de color a tu pelo, sin utilizar colores demasiados extremos o artificiales”.

Enumerando los beneficios de las “Babylights”, la marca francesa de belleza indica: eliminan la falta de brillo y luminosidad diciéndole adiós a las tonalidades homogéneas que aporten un aspecto plano y sin movimiento, muestran un efecto suave y delicado, sobre todo le aportan personalidad a la melena.

Respecto al procedimiento, las mechas babylights se realizan a partir de la técnica del balayage y se crean con reflejos trabajados al aire, en el que se cogen mechones muy finos y repartidos aportando un resultado de luminosidad natural. Se trabajan con una brocha y cogiendo mechón a mechón de raíz a puntas, explica L’Oréal en su sitio web para Latinoamérica. Por supuesto, cada estilista tiene su técnica de preferencia, pero esto es un básico.

El experto colorista de ArtLab, Fran Alemany, consultado por la revista Glamour, menciona las directrices correspondientes para proceder en la elaboración de babylights: “Cuando hablamos de imitar el aclarado natural debemos de tener en cuenta la base de la clienta. Con aquellas que sean muy morenas, evidentemente, no conseguiremos llegar a rubio; en este caso ya serían mechas convencionales. El tono claro se conseguirá sobre las bases más rubias o castañas claras”.

Tratándose de la preservación del cabello que se ha sometido a este tipo de tendencia, los expertos sugieren un cuidado como el de cualquier otro tipo de coloración, y acudir cada seis u ocho semanas, aproximadamente, al salón para mantenerlo perfecto como recién aplicado.

Como dato curioso, el sitio web MujerHoy.com recoge que las babylights tienen padre, refiriéndose al estilista británico Jack Howard, quien dirige dos espléndidos salones londinenses, el NevilleHair&BeautySalon, y el ubicado en el Hotel Bvlgari; y de sus declaraciones a los medios, se deduce que son las clientas que nunca han sido partidarias de los contrastes drásticos de color, quienes solicitan este tipo de coloración creada por él.​