•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Quizás las mujeres nos preguntemos  por qué los hombres visten con tanta formalidad, pero más allá de ser presumidos con su atuendo, no es ningún secreto que a ellos les guste vestir bien, tal particularidad de vestimenta formal radica en que esta denota poder, es decir nivel, rango o presencia. De acuerdo con una información publicada en el sitio web Glamour, la respuesta tiene más que ver con la silueta y el mensaje que transmite la ropa formal, el blazer es una prenda estructurada, compuesta de tela y entretelas, que funciona como una armadura, un atuendo básico para quienes se mueven dentro del mundo de los negocios.

Entonces, lo mismo sucede en el caso de las mujeres, explica la asesora de imagen Isabel Méndez, “si querés decir que sos la jefa, tenés que empezar a vestir acorde a ese puesto”, sostiene. Y aunque el famoso “traje sastre” siga siendo la vestimenta tradicional para asistir a los trabajos de oficina, también hay otras opciones que son formales, pero que cuyas prendas tienen más detalles para recrear el look: faldas a la rodilla plisadas, camisas mangas largas de un solo color (preferiblemente tonos neutros), pantalones de vestir, o un vestido elegante de oficina con un blazer. Para esos puestos de trabajo que son de categoría alta, existe una regla: “Mientras más estructuradas sean las piezas que te pongás, mayor poder vas a demostrar”.  END

Lea: Las 10 marcas de moda más influyentes

Alternativas

“Blazers, chalecos, faldas, pantalones y vestidos cuya tela sea pesada, en lugar de vaporosa, son esas opciones para variar el look en el trabajo. Es adecuado  usar tonalidades oscuras o neutras y evitar a toda costa la ropa ceñida, las faldas cortas o con abertura y los escotes”, dice la experta. Además agrega que nunca hay que mostrar la ropa interior, ya sea por transparencia o porque a lo mejor se asome por debajo de la ropa. 

Así también, el sitio Glamour destaca que una mujer que quiera ganarse un lugar con autoridad es extremadamente cuidadosa con su pulcritud, lo mismo que con su pudor. Se vale darle un toque de modernidad y hasta de personalidad al vestuario ejecutivo, pero cuidado, porque parte del mensaje de una mujer responsable y con autoridad tiene que ver con la cordura. 

Más consejos

Hay que dejar las locuras para el tiempo libre, al menos de que se trabaje en la industria de la moda, se tenga un puesto creativo en una agencia vanguardista o algo así.Para el común denominador de las personas que asisten a una oficina, que tienen reuniones, ven a clientes y deben dar cuentas al jefe, lo mejor es elegir prendas clásicas y dar acentos de fuerza a través de los accesorios: mascadas, collares, aretes, cinturones y hasta un cuello de piel o peluche fino. 

Si la oficina no es tu lugar de trabajo y podés vestir más relajada, pues en general no requerís demostrar autoridad, ni poner una sana distancia con tus subalternos, tu guardarropa puede ser mucho más holgado, colorido y hasta vaporoso.

También: Los pecados de la moda

Una psicóloga, por ejemplo, prefiere hablar de cercanía en lugar de mostrar autoridad ante su paciente. Para esta profesión un suéter hace el milagro, pues el tejido de punto tiene una suavidad que se traduce como amigable. Pero si esa misma analista quiere pedir un préstamo al banco, lo mejor es que vista formal y siga las instrucciones para vestir llena de poder.