•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En época de verano, la salud capilar se resiente debido a la sequedad que produce factores como la sobreexposición al sol, el viento, las aguas cloradas de las piscinas y las aguas saladas del mar en el tallo capilar, no tomar las medidas necesarias ante estas circunstancias podría provocar que nuestro cabello se debilite, pierda brillo y acabe disminuyendo su volumen, según refiere Arelly Mendoza, estilista de Paris Beauty Salon y Spa.

En tiempos de calor, las glándulas sebáceas del cabello sufren si no se practica una adecuada higiene, señala por su parte el dermatólogo Luis Quintanilla, quien manifiesta a la vez que “el pelo se tiene que lavar las veces que sea necesario para conservarlo limpio, es un mito que lavarlo todos los días favorezca su caída, al contrario, estimula su renovación y crecimiento”, dice. La estilista apoya la afirmación de Quintanilla, pues expresa que en verano nuestro cuero cabelludo tiende a sudar más debido a las altas temperaturas, de manera que la melena se ensucia antes de tiempo, y a la hora de lavarlo aconseja utilizar productos con ingredientes naturales, un champú y acondicionador que estén diseñados para aportar hidratación, hay que tener en cuenta que el cabello contiene de 10 a 15% de agua y parte de esa agua se evapora con la llegada del calor. 

“Al momento de lavar el pelo hay que hacerlo efectuando un masaje activo en forma de círculos por 10 minutos, esta acción estimula la circulación sanguínea capilar. El acondicionador debería aplicarse en cada lavado, mientras que las aplicaciones de mascarillas deberían estar reservadas un par de veces por semana durante el verano. Aprovechando la temporada, lo ideal es optar por las mascarillas de aguacate, que aportan brillo e hidratación”, recomienda Mendoza.

Protección

Los productos de calor artificial, como las secadoras, afectan directamente el tallo del cabello, de manera que puede alterar su morfología (hebras frágiles y quebradizas), por eso el dermatólogo dice que es mejor que el pelo se seque al aire libre, de forma natural. Por otro parte, así como ves que las personas cubren sus ojos con gafas, nuestro cabello también merece ser protegido con sombreros, gorras o pañuelos, tu pelo te lo agradecerá, porque “si los rayos solares llegasen a incidir con más fuerza sobre el cuero cabelludo, este podría verse afectado con quemaduras solares, te daría mucho dolor de cabeza y la apariencia del pelo se vería maltratada”, indica Quintanilla. Ahora bien, la estilista afirma que es preferible cortar el pelo después de que haya pasado el verano, para que así la melena sane después de los daños a los que pudo haber sido sometida.

El dermatólogo también afirma que antes de que te expongás al sol, es aconsejable que te apliqués un protector solar capilar que sea resistente al agua. Tras el baño en la piscina o en el mar, lo correcto es lavar el pelo con agua tibia utilizando un champú suave y enjuagar después con abundante agua; acto seguido, hay que peinar el pelo con un peine de puntas anchas para retirar todos los residuos de arena y sal. “Debemos tener en cuenta que tanto el salitre como el sol alteran el film hidrolipídico protector del cabello, por lo que, si no seguimos las recomendaciones anteriores, este quedaría muy desprotegido”, asegura Quintanilla.

Mucho ojo

La experta en belleza, Arelly Mendoza destaca que las mujeres debemos evitar la tracción mecánica del pelo, ¿qué significa esto?, evitar el uso de gomas, clips, pinzas durante el verano, todo aquello que sea metálico, porque los accesorios de este material hacen que el óxido, al entrar en contacto con el salitre y el sol, irriten el cuero cabelludo. También, para las mujeres que tienen el cabello fino, no es conveniente que se hagan una raya al lado, porque podrían correr el riesgo de sufrir quemaduras en el cuero cabelludo, lo mejor es echar el pelo hacia atrás.

Lea: Los peinados del verano

Por último, el dermatólogo insiste en que debemos seguir una alimentación equilibrada que aporte todos los nutrientes necesarios para un buen crecimiento y una buena cosmética del cabello, esto se traduce en llevar una dieta rica en agua, frutas, verduras y líquidos como zumos naturales.

Efectos del cloro en el cabello 

El cloro y los ácidos que se utilizan en las piscinas para mantener el agua en condiciones óptimas, afectan el color del cabello y  la estructura capilar. Para evitarlo, es necesario enjuagarse el pelo con abundante agua tibia y champú. Y secarlo en cuanto sea posible.