Lelia G. Cárcamo
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Antes de comenzar debemos establecer la diferencia entre cuáles son los tonos cálidos y cuáles son los tonos fríos,  según el círculo cromático los tonos cálidos son: el rojo, el amarillo y el naranja en todas sus tonalidades, en su lugar los tonos fríos son representados con colores como: el azul, el verde, el violeta  en todas sus tonalidades,  ahora que  ya tenemos esta información, seguimos con el tema.

Si tu piel es color beige, rosa, olivo claro, blanca o tiene un ligero tono azulado es fría; por otro lado si tiene un tono dorado, durazno, rojizo o bronceado es cálida, en otras palabras, si tenés tez clara  las tonalidades que van con  vos son las frías, pero si el tono de tu piel es más oscuro lo tuyo son los tonos cálidos, si aun así no sabés reconocer qué color de piel tenés, de ahora en adelante fijate al momento de tomar el sol si tus mejillas se ponen de color rojizo,  sos de tonalidad fría y si tus mejillas lucen bronceadas como un tono dorado, sos de piel cálida. 

¿Qué base debés escoger según la tonalidad de tu piel? 

No existe una base que sea exactamente del color de tu piel, pero debés buscar una que sea semejante al tono de tu cuello para lograr un balance entre el tono de tu rostro y el del cuello y pechos. Actualmente existen bases con colores de fondo  tales como el amarillo o miel que son excelentes para la piel cálida,  en cambio las que tienen de fondo un tono  azul, rosado o beige son perfectas para la piel fría.

¿Qué  colores debés escoger según la tonalidad de tu piel? 

Si vos tenés la piel cálida te quedan mejor los rubores en tonos durazno o dorado, ya  que estos destacan y le aportan iluminación al rostro,  podés complementar tu maquillaje con un labial rojo, anaranjado o café rojizo. Para las sombras elegí los tonos, crema, café, rosa claro, durazno, beige, dorado y verde. Recordá  evitar  colores tales como: azules, plateados y violetas, ya que solo te harán ver mucho más pálida. 

En su lugar si tenés piel fría es al revés, los tonos que debés usar en sombras son: azul, gris, rosa, plateado y morado y para el rubor, podés aplicarte  un rubor discreto de un tono rosado, evitá en lo posible rubores con tonos dorados, naranjas y bronces.