•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La parte que rodea los ojos es una de las más sensibles y delicadas, de ahí que es habitual que aparezcan pequeñas arrugas, como las conocidas “patas de gallo”, que pueden surgir porque gesticulamos mucho con el rostro o por otro tipo de motivos externos. Por eso, con referencia al portal Maquilladas, te brindamos algunos trucos que te ayudarán a combatirlas y disimular su efecto.

Llevá gafas de sol

Si salís a la calle y hace sol, no te olvidés de las gafas. Además de servir como barrera protectora contra la incidencia de los rayos solares, estas evitarán que entrecerrés los ojos si te molesta la luz y que de este modo contribuyás a que se arrugue esta zona.

Maquillaje para disimular

El maquillaje no las elimina, pero es un truco que te ayudará a camuflarlas. Aplicá productos en crema y evitá los de polvo, puesto que todavía marcan más las líneas de expresión. Empleá siempre la base más parecida al tono natural de tu piel.

Hidratación

Es fundamental que esta área que rodea los ojos esté bien hidratada. Para ello, podés aplicar en la zona aceite de almendras, aloe vera, zumo de pulpa de papaya o aguacate, por ejemplo. Además, deberás hidratarte por dentro bebiendo suficiente agua y si puede ser mineral mejor, ya que su contenido en sílice es adecuado para fortalecer las células que hay entre las fibras de elastina y el colágeno, por lo que así se retrasará la aparición de arrugas.

Ejercicios faciales

Con la gimnasia facial podés estimular los músculos que rodean al ojo y la zona se tonificará, suavizando así las patas de gallo. Uno de estos ejercicios consiste en poner las manos en las sienes y estirar la piel hacia las orejas. Abrir la boca y mover la mandíbula de delante hacia atrás. Vas a notar que los músculos de la sien se tensan y se debe mantener esa tensión durante unos seis segundos para después relajar el rostro.