•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Limpiar nuestro rostro es uno de los actos más sagrados que debemos realizar a diario, sin embargo, pensar que un desmaquillante es suficiente para conseguir un rostro sano y superficialmente  lindo es un error, pues siempre hace falta una limpieza profesional más profunda en un centro estético, mínimo cada mes y medio o dos meses.  

El mercado nos ofrece infinidades de técnicas para lograr ese rostro soñado por eso la dermatóloga Tania Teller, del centro estético Modermis, nos propone la microdermobrasión, un tratamiento novedoso de rejuvenecimiento facial que ayuda a controlar los poros dilatados, cicatrices de acné o varicela, manchas, alteraciones de tono y queloides.

¿En qué consiste?

La microdermoabrasion es un peeling mecánico que consiste en exfoliar la piel, se realiza con un pequeño instrumento -que posee la famosa punta del diamante- que trata la piel con microcristales de óxido de aluminio o zinc a la vez que aspira las células muertas. También hace un estímulo del colágeno que provoca una disminución visible en la apariencia de las arrugas finas. 

“La microdermoabrasión tiene dos mecanismos: el de ir exfoliando e ir succionando la piel, alcanzando una textura como asedada”, sostiene la doctora.

Se recomienda una vez al mes porque no hay ninguna comprobación científica que demuestre que hacerlo tantas veces en una semana mejore los resultados, “las renovaciones de las células son cada 21 días así que lo más lógico es hacerlo una vez al mes. El tiempo del tratamiento puede variar, pero lo normal es que dure entre 35 y 40 minutos”.

Según nuestro tipo de piel tras una serie de sesiones (de 4 a 6) veremos efectos antimanchas y de marcas de acné y una reducción de poros de líneas de expresión, obviamente el proceso debe acompañarse con un jabón hidratante adecuado a tu piel y el  uso de un filtro solar.

¿Quiénes pueden realizárselo?

La dermatóloga apunta que es un tratamiento apto para cualquier individuo que quiera mejorar la consistencia, tonalidad y tacto de su rostro. Pero también cualquier zona del cuerpo donde la aplicas.

“Al ser un tratamiento mecánico -realmente no va a base de ningún químico- no hay motivo alguno por el que adolescentes, preadolescentes -que ya están teniendo problemas de acné se lo realicen- o incluso una persona en edad avanzada se lo realicen. De hecho ahora los chavalos de 8 y 9 años están padeciendo de los famosos  puntos negros sobre  todo en la nariz, ellos perfectamente pueden ser candidatos a este tratamiento”, expresa Teller.

Antes y después

La microdermoabrasión se puede hacer en cualquier momento, no obstante cuando un paciente presenta un acné muy agudo, es preferible brindarle previamente una medicación que logre disminuir el proceso inflamatorio de la piel, porque una piel tan sensible e inflamada no soportará el tratamiento, no porque sea dolorosa, aclara la doctora, sino porque la estimulación en un barro resulta molesta en cierto momento. 

“A diferencia de los peeling químico o algún tipo de láser, con la microdermoabrasión usted sigue su rutina normal. Como al tercer o cuarto día usted va a tener una descamación bien ligera y fina como cuando uno va a la playa y pela un poquito, dura como 2 o 3 días y después la piel se tornaliza, incluso podés maquillarte más tarde y salir al sol con tu filtro solar”, asegura la doctora Teller.

Para qué sirve la microdermoabrasión

Queratosis actínica.

Melasma.

Manchas en la cara.

Rejuvenecer la piel.

Eliminar el aspecto envejecido de manos, rostro y escote, etc.

Mejorar el tono y dar suavidad.

En general podés considerarlo como un procedimiento que renovará la piel.