•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Bienvenidas lectoras, sé que les emociona tanto este tema como a mí, y que ahora con el ambiente tan contaminado, es difícil mantener una piel limpia y sin imperfecciones, por ello hoy te traigo una rutina para cuidar tu piel desde la comodidad de tu casa, a menudo hacemos este tipo de mascarillas por separado, pero en esta ocasión, vamos a seguir una secuencia. 

Primer paso

Aplicar agua micelar

Limpiar tu rostro con agua micelar le traerá múltiples beneficios a tu piel, este producto tiene mucha tolerancia cutánea, es decir, no te irritará la piel, gracias a su fórmula suave llena de activos que ayudará a que tu cutis esté totalmente limpio, tonificado e hidratado, vamos a utilizar un algodón y lo llenaremos de producto, pasamos el algodón por todo el rostro, repasando las zonas donde se podría almacenar más cebo: la nariz, el mentón y la frente.

Segundo paso

Exfoliar con bicarbonato sódico

El bicarbonato sódico es uno de los mejores exfoliantes, solo tienes que mezclarlo con un poco de agua hasta crear una pastita que puedas aplicarte en el rostro sin problema, aplícate la pastita y date masajes con la yema de tus dedos haciendo movimientos circulares, esto le permitirá a la mascarilla, penetrar más en la piel y eliminar al 100% las células muertas, déjate la mascarilla 15 minutos sobre tu rostro, pasados los 15 minutos la mascarilla debe haberse secado sobre tu piel creando una segunda capa  fácil de retirar, luego para finalizar la exfoliación necesitarás un cepillo de dientes limpio que tengas en desuso y que sea de cerdas suaves para no dañar la piel,  retirarás la mascarilla dando suaves masajes circulares, y por último retirarás los residuos con una toallita desmaquillante, (no de la que usan los bebés, esas tienden a resecar la piel) 

Tercer paso

Abrir los poros

Pon a hervir agua, e introduce una toallita y déjala unos segundos mientras toma un poquito de calor, luego sácala y deja enfriar hasta que quede tibia y queme nuestra piel,  vamos a dejar la toallita, por un par de minutos sobre las zonas que queremos tratar, para que nuestros poros se vayan dilatando y así el siguiente tratamiento funcione a la maravilla.

Cuarto paso

Mascarilla para los puntos negros

Necesitarás media cucharada de gelatina, media cucharada de leche, mezclamos hasta hacer una pastita y la metemos al microondas durante 10 segundos, la consistencia estará más líquida al sacarlo, y estará perfecto para aplicarlo sobre las zonas donde tenemos los puntos negros, luego dejar secar por 20 minutos nos cercioramos de que la mascarilla este completamente seca para comenzar a despegarla al igual que una mascarilla de carbón activado.

Quinto paso

Cerrar los poros

Vamos a tomar una toallita y la sumergiremos en agua fría, exprimimos el exceso y la pondremos sobre nuestro rostro, de esta manera los poros se cerraran totalmente.