•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Mariling Palma es una joven con determinación cuando de metas se trata. Es originaria de Jinotega, específicamente de Wamblán, un sitio al que ella se refiere como su pueblito.  Por las características de la región, su entorno ha estado marcado por la caficultura desde su niñez. 

Palma es médico general, a sus 25 años tiene dos hijas y está enfocada en su proyecto de emprendimiento con el café.  A lo inmediato desea poner stop en sus estudios médicos para dedicarse al cuidado de sus niñas, de 4 y 2 años. 

“Me encanta la ginecología, la pediatría también me gusta pero desde que me convertí en mamá me afecta mucho trabajar con niños enfermos pero tratarlos como médico es duro, me afecta demasiado”, comparte acerca de la especialidad que podría seguir.

De su faceta como emprendedora junto a su esposo, comparte que él también es de Jinotega, aunque al igual que ella, se mudó a Managua para poder continuar sus estudios, sin embargo, no se conocieron hasta que estaban en la universidad y luego empezaron su historia de negocios con el café.

“Cuando ya nos habíamos casado empezamos a analizar cómo en nuestras comunidades se cultiva el café pero solo es para vendérselo a grandes empresas y no hay una marca propia de la región. Fue así que nos pusimos a pensar que teniendo la materia prima en nuestra  familia podíamos darle valor agregado para dar a conocer la calidad de nuestro cultivo”, señaló Palma.

De esa charla nació la idea que hoy se ha concretado y se comercializa como Café Alborada, el cual considera que ha sido un emprendimiento duro, desde buscar el nombre: “queríamos algo que fuera acorde con la realidad de nuestras comunidades. Allá es más que una tradición levantarse todos los días y prepararse el café para disfrutar en la alborada”.Palma asegura que iniciaron a vender en parques de ferias, donde poco a poco  fueron ganando clientes que hasta hoy se mantienen fieles a la marca y llegan siempre a las ferias buscándolos. Asimismo, resaltó que comercializan un café ciento por ciento orgánico e incluso exportan una parte bajo la marca Finca Alborada. Actualmente están personalizando la bolsa para entrar a los supermercados, donde el producto ya fue aceptado  y solo esperan el trámite de imagen. 

“El aroma y la historia que tiene Café Alborada es uno de los principales atributos de nuestro café, porque no vendemos una marca sino que compartimos nuestra historia. Tenemos clientes fieles desde que iniciamos y nos buscan. Se nos viene un trabajo intenso con la llegada del producto a los supermercados, porque vamos a trabajar más en imagen y publicidad, pero el reto vale la pena”, concluyó.