•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Atemporal, la marinera, la legendaria camiseta tipo navy de rayas blancas y azules está ahora más que integrada en nuestros armarios. De manga corta, larga, con cuello redondo o de pico, o con botones, la marinera se convirtió en un imprescindible básico para hombre y mujer. Si te preguntamos qué te sugiere una camiseta de rayas, probablemente viajarás a Francia, pensarás en el mar y puede que incluso en la marina. Te contamos hoy, uno de los casos más encantadores de la historia de la moda. 

Brisa marina

Todo empezó en Bretaña francesa, una región ubicada al noroeste de Francia y de gran tradición marinera. Los primeros datos sobre el jersey de rayas, que no era  camiseta marinera (una blusa blanca con los cuellos en azul marinero), aparecen en las litografías de los pescadores del Canal de la Mancha a principio del siglo XIX.  Cabe resaltar que  esta prenda se concibió como una pieza de ropa interior.

Ya en el siglo XIX, precisamente el 27 de marzo de 1858, en medio del segundo imperio francés, un decreto publicado en el boletín oficial de la armada estableció cómo debía ser el uniforme de sus marineros: un pantalón de pata ancha, una camisa blanca con cuellos azules, un abrigo corto de lana y jersey de rayas. La elección de un diseño de rayas para el jersey no era estética sino puramente práctica: permitía reconocer a los marineros si tenían la mala suerte de caerse al mar. Además, el jersey debía tener 21 rayas, una por cada victoria de Napoleón Bonaparte. Pero las estrictas normas de la marina no quedaban ahí, establecían también el grosor que debía tener cada raya, las azules de un centímetro y las blancas dos.

Pero, ¿cómo llego una prenda profesional a ser uno de los iconos de la moda? 

Gracias Coco

Fue Gabrielle Chanel quien sacó de los barcos esta prenda a tierra. En 1913, instala su segunda tienda en Deauville (costa normanda). Parece que los uniformes de los marineros que pescaban en las costas cercanas llamaron su intención, hasta tal punto que empezó a utilizar algunas prendas de esos uniformes como parte de su vestuario habitual. Así, la pionera diseñadora incluyó piezas marineras en su colección náutica de 1917. Fue todo un triunfo para el mundo de la moda y el primer paso para que las encorsetadas mujeres dijeran adiós a una tendencia que no las permitía respirar.

Sin embargo, aunque la modista francesa adoraba el estilo marinero, no fue ella quien lo integró verdaderamente en sus colecciones. El que realmente manipuló el estampado a rayas por primera vez en su colección de alta costura (marinero) fue Yves Saint-Laurent en 1966, en su colección “Matelot” (marinero).

El rey de las rayas 

Pero, estarás de acuerdo en que si hay algún diseñador al que identificamos por las camisetas de rayas y los diseños de estilo matelot es Jean Paul Gaultier. De hecho, este estilo es una de sus señas de identidad, y concretamente las camisetas de rayas parecen ser su prenda fetiche ya que recurre a ellas en muchas de sus colecciones como la famosa colección Boy-Toy en 1983. Incluso él mismo salió a saludar vestido como un marinero.

Siendo reinventada años tras años, la camiseta matelot es un clásico atemporal que encaja con un montón de estilos: desde  el  estilo chic y femenino de Audrey Hepburn, hasta el aire bohemio y rebelde de Kurt Cobain, pasando por el look sexy y un poco lolita de Marilyn Monroe o de Brigitte Bardot. ¡Así que no dudés en incluir esta prenda en tus outfits! 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus