•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Muchas mujeres compran polvos iluminadores pero no saben cómo usarlos en su cosmética. De acuerdo con una información compartida en el sitio web Nueva Mujer, hay cinco áreas básicas en las que se aplican los iluminadores. Estamos acostumbradas a verlo o usarlo solo en la parte alta de los pómulos, y sin embargo hay otras zonas en el rostro que se benefician mucho más de los efectos luminosos de este producto. ¿Cuáles? El hueso y la punta de la nariz, el arco de Cupido (parte superior de los labios), el mentón y la zona del arco de la ceja agradecen la luz del iluminador. También podés aplicarlo en el lagrimal con ligeros toques del dedo anular, ¿para qué?; para aportar luminosidad y agrandar el ojo.

Diferentes texturas

Los más comunes son en polvo, se aplican con una brocha de sombras después del polvo traslúcido. En crema se recomienda usarlos después de la base, para que se integre bien con tu piel y se selle con el polvo. Y los highlighters en lápiz son ideales para aplicar en los lagrimales. Por su parte, los iluminadores en trío perfeccionan el rostro cubriendo las diferentes tonalidades y pequeñas imperfecciones. Generalmente traen blanco, malva y rosa, y crean instantáneamente una tez fresca, luminosa y resplandeciente. Y si sos  adicta a la web, más allá del rostro de seguro habrás visto que existe un truco con los iluminadores, ideal para los escotes. Esto consiste en aplicarlo en la zona de la clavícula y puntos superiores del hombro para brillar más allá del rostro.

Así, los iluminadores son fáciles de aplicar, siempre y cuando sepás cuál es la forma correcta de hacerlo; de lo contrario puede transformarse en un archienemigo. Lo más importante es que menos es más, pues aunque se ve increíble, si usás demasiado la piel se verá excesivamente brillante, y no es ese el efecto que buscás. En el sitio se recomienda que de día solo utilicemos una buena base, iluminador y máscara de pestañas para vernos resplandeciente. En las noches necesitamos agregar el resto de nuestro maquillaje para un efecto más glam.

Para lograr un look bronceado, el iluminador se debe aplicar justo después de los polvos bronceadores, en forma de C cerrada en dirección a cada ojo, desde la sien hasta la parte alta del pómulo.