•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Se fue la lluvia y le damos la bienvenida a los días soleados, los cuales no vienen solos, el viento lo acompaña y junto a este, el polvo hace su aparición. Todos estos factores climáticos provocan que nuestra melena se reseque, y si no estamos atentas a su cuidado se resentirá y se mostrará opaca y deshidratada. Lo que sucede es que el pelo pierde su protección hidrolipídica y se vuelve áspero, apagado, quebradizo y muy difícil de domar. Como parte de nuestra rutina básica de cuidado diario para el cabello, existen dos tipos de productos: los aceites y las mascarillas. 

Tipos

Y así como utilizamos nuestra crema para la piel en función de una necesidad en específico, los protectores térmicos para el pelo también deben atender a la textura y necesidad de protección del mismo, menciona Gioconda Morales, estilista profesional de sala de belleza Camau. Ahora que ya estamos en diciembre, las vacaciones están a la vuelta de la esquina; las playas y las piscinas se convierten en uno de los lugares más visitados, y los aceites son los productos ideales para protegernos en estos escenarios, aplicándolos durante toda la jornada para evitar que el cabello se reseque a causa del sol, la sal y el cloro y además, para facilitar el peinado por si lo mojamos. Una de las ventajas de los aceites es que si tenemos algún tipo de coloración, este actúa como escudo para evitar que se degrade.

No obstante, como producto de uso diario, la experta recomienda utilizar un protector térmico en formato spray en versión líquida, aparte de que son más cómodos de aplicar, y aconseja que al momento de elegir este producto tomemos en cuenta la textura del pelo y si tenemos un cuero cabelludo reseco o grasoso. “Los protectores térmicos para cuero cabelludo reseco deben aportar hidratación a través de la humectación del producto, aparte de que añaden vitaminas; y los protectores térmicos para cuero cabelludo graso están diseñados para disminuir la cantidad de grasa y que el pelo no se vea demasiado brillante”, expresa Morales. El spray puede ser aplicado antes de realizarnos un blower, un planchado e inclusive, antes de salir de casa para protegernos de la exposición de los rayos solares.

Por otra parte tenemos protectores solares para el pelo en formato mascarilla, pensados para aplicarlos después de una jornada de sol, cuando nos lavamos el cabello. Las mascarillas actúan a nivel más profundo para reparar las fibras dañadas y nutrir el cabello de forma más duradera, dejando el pelo luminoso y flexible. Es muy habitual que incluyan ingredientes como la manteca de karité, aceite de coco o de argán, que hidratan en profundidad y sellan las fibras capilares. Algunas mujeres la llevan a la playa para dejarla aplicada, mientras toman en sol, sin embargo, hay que tener en cuenta que estas mascarillas no suelen tener filtro solar.

Ingredientes

Algunos de los ingredientes más efectivos en estos productos son el aceite de oliva, la cera de abeja, el aceite de ricino y extractos de plantas como caléndula y romero, que hidratan. Por el contrario, si contiene alcohol en porcentaje elevado, este ingrediente solo hará que el cabello se queme más. Los parabenos y siliconas también es mejor evitarlos. Y obviamente para que sea una protección completa tienen que tener filtro UV, que no solo hará de escudo al cabello sino también al cuero cabelludo. “Los protectores térmicos más comunes tienen ingredientes de flores, de aceite argán, coco y girasol, y otros que contienen keratina”, destaca la experta.

“Con estos cambios de clima es importante no salir de casa sin habernos aplicado algún protector térmico, además, se debe abandonar la idea de que el hecho de que no salgamos no significa que no debamos aplicar este producto. Todos los protectores térmicos o de calor tienen ingredientes para hidratar el cabello y para darle la fortaleza que necesita al ser expuesto al sol”, puntualiza la especialista en belleza.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus