•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Si sos amante de la moda o simplemente te gusta comprar ropa, bien debés de saber que el obtener prendas, zapatos, carteras y demás cosas, implica una inversión, ¿existe una solución más práctica?, claro que sí, los outlets. Estos almacenes son tan seductores así como las tiendas en donde venden ropa nueva. Los outlets satisfacen los deseos compulsivos y favorecen la economía en tiempos de crisis, así se expone en un artículo compartido en el sitio web Mujer Cromos.

Para aquellas personas que no siguen una tendencia en específico, los outlets podrían ser una gran opción de adquirir ropa en buen estado y a buen precio. Y es que los outlets son más que almacenes de descuentos. Son modelos de evacuación de mercancía para poder estar rotando el inventario en las tiendas, porque precisamente se está en un negocio. La industria de la moda depende del cambio y la rotación. La explicación radica en que si el consumidor ya compró la camisa y el pantalón de una colección, no comprará más hasta que se sienta atraído por algo nuevo. 

En países como Estados Unidos y Canadá, las colecciones cambian con cada estación. Y como hay países en los que no hay estaciones, a partir de ese hecho se empezaron a utilizar los outlets, en los que se consigue la ropa barata y las marcas pueden aprovechar para renovar los productos y no perder la inversión.

Acabar con los mitos

Hay personas que se niegan a adquirir ropa en un outlet porque tienen la creencia de que son prendas imperfectas. Pero lo cierto, es que las empresas solo usan este mecanismo para cambiar el precio de las colecciones que ya no están en las tiendas tradicionales. Son productos de muy buena calidad, simplemente, como la moda está rotando de manera permanente, existen esas salidas de inventario para poder tener todo el flujo completo, se explica en el artículo.

Sin embargo, como en cualquier compra, para que tanto el comprador como el vendedor estén satisfechos, hay que revisar. Así que siempre tenés que mirar qué estás comprando: medírtelo o probarlo, porque nadie es infalible en ese tema.

Tal vez el punto más importante para tener en cuenta a la hora de sumergirse en el mundo de los descuentos es que no son prendas de última colección. Es decir, ya no vas a encontrar lo que está en el último grito de la moda, pero vas a tener la oportunidad de adquirir ese vestido que tanto querías por un precio que habría sido imposible conseguir en el momento en que estaba en furor.