•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Antes de empezar a planchar tu cabello siempre deberás aplicar un producto de protección capilar para proteger tus hebras del calor. De esta manera podrás tener tu cabello y tu cuero cabelludo protegido del exceso de calor que emite una plancha alisadora. Así tendrás tu cabello más cuidado y no se resecará ni se romperá tan fácilmente.

Para conseguir una protección capilar para proteger tu cabello del calor, te aconsejo que acudas a tu peluquería de confianza y que dependiendo de cómo sea tu pelo, el profesional pueda recomendarte el que mejor vaya para ti. Suelen estar en cremas o sprays y deberás aplicarlos siempre de forma uniforme en tu melena.

Ten el cabello seco antes de empezar

Es imprescindible que siempre tengas el cabello totalmente seco antes de pasarte la plancha. De esta manera evitarás que se te queme. Normalmente las mujeres esperan a que se les seque el cabello de forma natural para dañarlo menos o usan un secador para hacerlo más rápido.

Desenreda tu cabello

También es muy importante que desenredes tu cabello del todo antes de empezar a plancharlo con tu máquina alisadora. Así evitarás que los nudos quiebren tu cabello una vez que pasas la plancha por encima. Con el pelo seco y bien desenredado podrás conseguir buenos resultados.

Divide tu cabello

Para poder comenzar a planchar con acierto deberás dividir tu cabello en diferentes partes para que sea más cómodo planchar tu pelo. Poco a poco tendrás que ir sacando mechones que no sean muy gruesos y con la ayuda de un peine podrás planchar cada zona de tu cabello. Es necesario que lo hagas con cuidado y delicadeza para obtener buenos resultados.

No pares la plancha en el cabello

Debes recordar que la plancha alisadora puede llegar a una temperatura de 200 grados, por lo que es muy fácil quemar tu cabello o las puntas y que el resultado sea un desastre. Para que esto no ocurra, será necesario que no hagas paradas con la plancha mientras estás repasando un mechón de cabello.

Si te detienes, aunque sean pocos segundos pueden quedarte marcas en el cabello. Si no te queda bien liso y debes pasar la plancha por segunda vez, hazlo… pero nunca te detengas mucho tiempo sobre cada mechón de pelo porque se te quemaría.

Escoge la mejor

En el mercado hay muchas planchas, ¡tantas que puede abrumar! Lo mejor que puedes hacer es buscar la que mejor encaje contigo y con las características de tu cabello. Solo de este modo podrás trabajar con tu cabello y conseguir buenos resultados.

Limpia las placas de la plancha

Es muy importante que limpies las placas de la plancha de forma habitual para que no se llenen de residuos. Si no las limpias solo estarías provocando que la suciedad se quede impregnada en las placas y que no pudieran hacer bien la función de planchado, además de ensuciar tu cabello.