•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cuando hablamos con alguien, nuestros ojos van a los ojos de nuestro interlocutor o a sus labios, una zona delicada y frágil que carece de película hidrolipídica y que sufre de manera permanente las agresiones de los rayos ultravioleta, la contaminación, la calefacción, el aire acondicionado y el frío, comentan los especialistas de los laboratorios Avéne.

Una razón por la que Eau Thermale Avéne propone un embellecedor de labios con una fórmula que brinda “alivio al instante, nutrición, reparación intensa y protección duradera”, a la que se añade aceite de Jojoba, que contiene efectos reparadores en tres opciones muy válidas: barra y bálsamo. 

El frío, la deshidratación, los sistemas de calefacción, no beber suficiente agua o la costumbre de mojarse los labios, son algunas de las causas que más los dañan, sobre todo si se tiene en cuenta que necesitan lubricación externa para mantenerse suaves y saludables, al no tener glándulas sebáceas propias.

Pero “un bálsamo es algo más que la mejor hidratación para los labios”, explica Laura Romero, directora de formación de Guerlain, quien asegura que el bálsamo con miel de abeja negra “es un reparador y regenerante muy efectivo con más de una utilidad”.  

El perfecto multiusos

Un bálsamo “es el perfecto multiusos”, indica Romero, aunque su gran atractivo va dirigido a reparar labios agrietados, también es útil para cutículas secas, manos deshidratadas, codos ásperos o mejillas enrojecidas. “Un poco de bálsamo aplicado sobre estas zonas es la solución ideal para nutrir y suavizar en profundidad”, afirma la experta.

La formadora lo considera una mascarilla de emergencia vital  tras un peeling o láser. “Una buena aplicación de bálsamo después de transitar por condiciones extremas sube la hidratación de la piel y permite despertar con buena cara”, incide.  

Laura Romero considera que, además, el bálsamo puede utilizarse como un iluminador sutil, aplicado en pequeña cantidad y bien extendido con “movimientos circulares”. 

“Si además pasas una noche fuera de casa o viajas y olvidas el desmaquillante de ojos, puede ejercer esa función aplicando un poco sobre un algodón mojado y, así, hidratas las pestañas”, indica.

Trucos de maquillaje

La especialista de Guerlain desvela que uno de los trucos de los maquilladores consiste en aplicar una fina capa de bálsamo para conseguir que el maquillaje parezca más jugoso. 

“¿El truco estrella?: mezclar cuatro partes con una de corrector de ojeras y extender por todo el rostro insistiendo en ojeras y aletas de la nariz”.

¿Quién no ha tenido alguna vez una ceja rebelde? Basta una dosis de bálsamo para peinarla, en sentido del crecimiento del pelo y atajar el problema, según indica. 

José Luis Cerrillo, director de laboratorios Válquer, considera que los bálsamos labiales contienen propiedades ideales para el cuidado de los labios, “más efectivas que la vaselina”, uno de los básicos de la belleza protectora de esta parte del rostro que se agrieta y pierde flexibilidad por morderlos o “salivarlos” en exceso.