•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

1. Cortar las puntas cada dos meses. Tanto si tienes el pelo largo como si lo tienes corto, un corte de unos 5 centímetros de puntas ayudará a sanear los extremos y combatir la sequedad que se ceba en medios y puntas. Además, cortar ayuda a promover la fortaleza capilar.

2. Tratamientos fortificantes y prohidratación en la peluquería antes y después de vacaciones. Es importante preparar el cabello para el verano y también repararlo a la vuelta de las vacaciones. Pregunta en tu peluquería habitual. 

3. Hidratación en la playa. Mantener el cabello hidratado en esta época del año es complicado por el exceso de sol, el cloro, el salitre o el viento, agentes externos que lo resecan. Para evitar castigarlo, un sencillo truco es aplicar un tratamiento hidratante antes de ir a la playa, de medios a puntas, (con lo que creamos una película protectora e hidratante en el cabello). Lo más recomendable es dejarlo actuar todo el día, e incluso reaplicar tras los baños y solo retirarlo, en la ducha, una vez finalizada la jornada.

4. No al peinado con raya. En la playa o en la piscina, evita la raya, porque puedes sufrir una quemadura en el cuero cabelludo. Debemos tener en cuenta que es la zona más vulnerable de nuestra cabeza y se potencia que los rayos de sol incidan justo “en la raya”. Por eso, la solución es evitarlas muy marcadas y tratar de peinar el cabello hacia atrás, que, además, mojado da como resultado un look muy veraniego.

5. Sí al pelo recogido. La playa o la piscina no es el mejor sitio para presumir de melena al viento. El exceso de sol castiga el cabello, así que recogerlo es un truco infalible para protegerlo, además de ser más cómodo. Se puede optar por muchos tipos de recogidos: moños, coletas y trenzas. Este último es el mejor para los baños, pues con ella se evitan enredos.

6. Protector solar capilar. De la misma manera que aplicamos crema con SPF para cuidar la piel, debemos hacerlo también en el pelo. Existen diferentes protectores solares, de casi todas las marcas, tanto en spray como en crema y aceite, que además de proteger el cabello contra los rayos UVA, lo hidratan, facilitan el desenredado, nutren, aportan brillo.

7. Aclarar con agua fría. El agua fría es todo un beneficio para el cabello y el cuero cabelludo: mejora la circulación sanguínea, ayuda a eliminar los residuos del día y aporta un extra de brillo. Además, ¿a quién no le apetece una buena ducha casi helada en veranito? 

8. Por la noche, ondas surferas. No hay mayor tendencia en verano que las ondas. El truco es sencillo: después de aclarar el cabello, elimina los restos de agua, peina y haz un moño o una trenza. Cuando el cabello esté seco despeina un poco con los dedos y conseguirás unas ondas surferas perfectas que puedes fijar con un spray efecto beach, a base de agua con sal. Además, también podemos optar por peinar el cabello con ceras y cremas sobre el pelo mojado para crear textura y efecto wet. El truco está en no usar demasiado producto, ya que puede acartonar y ensuciar el cabello.

9. Evita el secador y las planchas. En esta época del año no necesitamos secar el cabello de forma artificial: no tarda demasiado en secarse al aire, por eso, y por no dañar el pelo más de lo necesario (sol, cloro y mar) es importante evitar el secador, planchas o tenacillas en la medida de lo posible. En caso de no tener más remedio, siempre podemos hacerlo a temperatura media, ya que daña menos el cabello y aplicando previamente sobre el pelo un protector térmico.