•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los masajes corporales son los grandes aliados para conseguir reducir y eliminar imperfecciones en zonas afectadas. “El masaje anticelulítico moviliza el sistema linfático, rompe la grasa y con ello, facilita la penetración de los productos cosméticos que se utilizan”, explica a EFE la esteticista Maribel Yébenes.

Mediante el masaje de drenaje linfático se pretende eliminar toxinas y mejorar la retención de líquidos. Otros masajes corporales como el de hidratación se destinan a aportar una nutrición profunda y duradera a la piel.

Si para empezar se desea un masaje para descubrir la calma, el centro de estética Chi Spa recomienda un masaje antiestrés, que reequilibra el flujo de la energía a través de un amasamiento corporal sedante. Otros terapeutas prefieren el masaje lomi-lomi, una terapia muy efectiva para conseguir una relajación total de cuerpo y mente.

 Además: Jimena del Pilar Rivera, una estilista con historia

Este masaje de origen hawaiano es profundo, fluido y rítmico, en el que el masajista utiliza tanto las manos como los antebrazos, de tal manera que puede abarcar zonas más extensas.

Es un masaje firme y controlado con estiramientos musculares, una parte importante y compleja de la técnica, ya que cada paciente presenta un punto de resistencia diferente.

Según va transcurriendo la sesión, el terapeuta modifica el ritmo y reduce la intensidad para adaptarse a la evolución de los músculos.

Con el masaje de drenaje linfático se pretende estimular el sistema linfático, responsable de eliminar toxinas, mejorar la retención de líquidos y mantener en forma el sistema inmunitario. “Cuando se eliminan toxinas y líquidos te sentirás más ligera”, dice Maribel Yébenes.

 Errores cuando quieres perder peso

Placer en los pies

Los zapatos de tacón causan estragos y destrozan no solo los pies, sino también las piernas que las sobrecargan. Por ello, la masajista Toñi Leal con gabinete en el hotel Royal Hideaway Sancti Petri, ha diseñado el tratamiento “Heel Massage”.

Un tratamiento que trabaja el posible cansancio en la planta de los pies, disminuye la tensión en los tobillos, descarga los gemelos y logra un estado general de bienestar a nivel corporal gracias a los beneficios que se derivan de los masajes realizados en las distintas terminaciones nerviosas de los pies.

El protocolo comienza haciendo fricciones suaves para ir preparando el pie. Tras ellas, se hacen técnicas de masaje de amasamiento y presión con los dedos, y luego con la palma de la mano en la planta para ir relajando la zona y reducir las posibles tensiones.

 Obsesión con tu cuerpo: vigorexia

Después se trabaja el talón, una de las áreas que más se ve afectada como consecuencia de la utilización de los tacones, con presiones circulares hasta que la zona se calma y se consigue destensar.

A continuación se tratan las piernas “partiendo en los tendones y masajeando desde la base del tobillo con movimientos circulares de abajo hacia arriba, haciendo también técnicas para aflojar esta zona, tanto con presión como con rotaciones”, explica Toñi Leal.

Una vez que se han trabajado todas las zonas, se realiza un masaje suave desde las rodillas hasta la punta de los pies.

“Este masaje además de relajar ayuda a fortalecer estas zonas para que sean más resistentes”, asegura Leal.