•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Donde la mayoría vemos botellas de plástico usadas, hay quien ve zapatillas y bailarinas. Lo mismo ocurre con los toldos viejos, las redes de pesca y un sinfín de residuos que, para algunos, son la mejor materia prima. Es la magia del “upcycling”, la moda sostenible que nace del reciclaje.

Junto con el veganismo y la producción local, el reciclaje es una de las bazas con las que juega la industria textil para mejorar su relación con el medio ambiente. El truco está en el “upcycling”: aprovechar materiales para crear productos de mayor valor que el objeto original para el que fueron empleados previamente.

Una de las prendas que más contaminación generan son los pantalones vaqueros.

Esa es la apuesta de empresas como reDisain, una firma canaria de diseño que da una nueva vida a pancartas de publicidad hechas de poliéster, neumáticos, cinturones de seguridad y toldos, convirtiéndolos en funcionales bolsos.

Hasta la fecha trabajan con 7 diseños que van desde los clásicos bolsos de mensajero hasta fundas para ordenador portátil, pasando por bolsos de mano, bandoleras, mochilas y monederos. Además de accesorios como fundas para proyectos, tablets y un largo etcétera, todos ellos entre 18 y 72 euros.

Sus coloridos diseños combinan los motivos y estampados de las distintas pancartas que pasan por sus manos, lo que significa que estos originales accesorios son de edición limitada.La marca es una de las más conocidas de moda sostenible y utiliza materiales reciclados para elaborar todo tipo de prendas y accesorios.

Sin embargo, la fabricación de bolsos es su gesto más pequeño con el planeta. El modesto equipo de reDisain (formado por 7 personas) también realiza mobiliario, y proyectos de interiorismo, en los que emplean restos de electrodomésticos y bicicletas, tambores de lavadoras o palés para concienciar a la sociedad de la importancia de cuidar el Medio Ambiente.

Gafas de papel 

También con accesorios trabaja la marca Paper & Paper que, como se puede deducir por el nombre, recicla papel. Lo que cuesta imaginar es en qué lo convierten.

Cómics antiguos, revistas, periódicos y papel de “découpage” se trabajan con barnices y capas de acetato, se combinan con un par de cristales graduados o con filtro solar, ¡y listo! Así nacen las originales gafas de Paper & Paper, una firma de Zaragoza que aúna “upcycling” y las últimas tendencias en óptica.

El “upcycling” de Upcyclick

Quienes todavía no se creen que es posible ir a la moda usando piezas de segunda mano, seguramente cambien de opinión al conocer Upcyclick, otra firma de prédica con el ejemplo.

Su objetivo es demostrar que las tendencias no son incompatibles con el respeto al medio ambiente. 

Mariola Marcet, Marisa Sánchez, Mara Cozar y Arantxa Catalá son capaces de transformar prendas antiguas en auténticas joyas, que venden a través de su página web. Es decir, toda la oferta de Upcyclick está compuesta por prendas nacidas de la customización de otras que ya habían sido condenadas al olvido.

“Jeans” con espíritu sostenible

Una de las prendas que más contaminación generan son los pantalones vaqueros. Las grandes cantidades de agua y energía que se necesitan para dar al algodón esa textura, junto a la toxicidad de los tintes, hacen que este básico de armario sea el enemigo número uno de la naturaleza, en lo que a moda respecta.

Por eso, es de agradecer que exista una marca de vaqueros sostenibles que, además, apuesta por la reparación continua de las prendas. Porque no hace falta comprar moda que haya nacido del reciclaje, también se puede reciclar en casa.

Sostenibilidad y reutilización componen la esencia de Xiro, una firma nacida en Galicia que parece cumplir con todos los requisitos de la moda comprometida: utiliza tintes de bajo impacto y algodón orgánico en sus “jeans”.

Biquinis contra la contaminación

Pero si hay dos materias primas clásicas en la moda reciclada son las redes de pesca y las botellas de plástico que, año tras año, siguen contaminando los fondos marinos. Swin Against se encarga de recoger esos residuos, para después devolverlos al mar de una forma estética y no contaminante: convertidos en trajes de baño.

Los atascos, el fracking, el deshielo de los polos o los cementerios de neumáticos son algunos de los lúgubres escenarios que inspiran los diseños de esta firma. Y son precisamente esas escenas las que se estampan en biquinis, bañadores y trajes de surf -todos ellos reversibles con un lado liso- dotándolos de un aspecto industrial y sorprendentemente favorecedor.

Pero el punto fuerte de esta firma es la composición de sus diseños. El lado liso se elabora con poliamida hecha de redes de pesca, y el lado estampado, con hilos de poliéster obtenidos de botellas de plástico. Tan solo el 22% de estos trajes no es reciclado, y es el porcentaje de lycra que se les añade para garantizar su durabilidad.

Botellas de plástico para los pies

Para completar este armario reciclado solo falta una cosa: el calzado, que también ayuda a vaciar los océanos de botellas de plástico gracias al trabajo de la firma española Ecoalf.

La marca es una de las más conocidas de moda sostenible y utiliza materiales reciclados para elaborar todo tipo de prendas y accesorios. Es el caso de sus zapatillas deportivas: modelos clásicos minimalistas, eminentemente deportivos o más pensados para un estilismo de calle, todos ellos fabricados en consonancia con el cuidado del planeta.

Así, los modelos “Yale” o “Noli”, que recuerdan a las Reebok clásicas y a unas Superga, respectivamente, son combinables con “looks” casual, mientras las zapatillas “Kansas” o “Bora Bora” están pensadas para los espíritus más deportistas.