•  |
  •  |
  • Edición Impresa

O aprietan mucho, o no agarran bien: la mayoría de las mujeres tiene en su armario sostenes que no les van cómodos, pero los siguen usando. El error más frecuente es comprar uno que quede demasiado ajustado en el contorno del torso. Aquí, algunos consejos a la hora de comprar un sostén.

Saber cuál es la medida es bastante simple, según los expertos. El aro debe rodear el seno por completo. Si aprieta o es demasiado grande, se ha elegido el sostén incorrecto. Lo mismo rige para el material de la taza o copa, que no debería presionar ni apretar el seno, pero tampoco quedar muy suelta. Es decir, no debe quedar espacio entre el busto y la copa. Si queda un pequeño espacio, una opción es probar con un modelo push-up, cuyo relleno permite “completar” ese espacio.

Los expertos recomiendan, sobre  todo, probar varios modelos, ya que hay tantos tipos de busto como mujeres. Cada marca desarrolla su propio modelo de copa, y a veces simplemente una mujer puede no encontrar un modelo adecuado para ella de determinada marca. Si da con un sostén que le va bien de una marca, lo más probable es que los modelos de esa casa siempre le sienten bien, más allá de que cambien las colecciones.

¿Cómo saber la medida de contorno ?

El contorno es una de las medidas más importantes a la hora de elegir un sostén, sobre todo porque la mayoría de las mujeres se equivocan en este punto: no son los breteles los que sostienen gran parte del peso del busto, sino la tira de tela que va alrededor del torso. Otro problema es que, dentro de todo, es bastante fácil darse cuenta si la copa de un sostén es la adecuada. En cambio, la mayoría de las mujeres fallan con el contorno debido a una autopercepción errónea. Por lo general, no usan sostenes que les van demasiado chicos, sino demasiado grandes.

Muchas veces, la copa no queda bien porque el contorno elegido es demasiado amplio. Esto hace que la copa se despegue del cuerpo y cuelgue hacia abajo. Por otro lado, a veces las mujeres eligen una copa demasiado pequeña y un contorno demasiado grande, lo cual tampoco funciona.

Una buena forma de elegir bien el contorno es controlar primero la tirita de tela que une las dos copas. No debe sobresalir, sino estar lo más cerca posible de la piel. Esto solo puede comprobarse probando el sostén.

Otra forma de orientarse es observar cómo queda el sostén de costado. Es decir, dónde se encuentran el cierre, la tira de tela del costado y la copa al mirar al espejo. La idea es que formen una línea recta alrededor del torso. Las copas no deben quedar hacia abajo y el cierre no se debe ir hacia arriba del torso.

Si todo esto falla, a veces el problema reside en el material; puede que se estire demasiado, o sea demasiado rígido. Lo mejor es probar varios modelos y pedir asesoramiento a la vendedora. A fin de cuentas, el sostén es algo que se usa prácticamente todos los días y debe ser, ante todo, cómodo.