•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Llegan los nuevos perfumes de primavera cargados de fragancias frescas, aromas más florales donde los cítricos se convierten en los reyes de la composición.

El perfumista Jean-Paul Guerlain, que formaba parte de toda una dinastía familiar dedicada al mundo de los aromas, decía: “El perfume es la forma más intensa del recuerdo”, una forma de seducción. Quizá por esa razón, elegir el adecuado no resulta tarea fácil e incluye un ritual de probadores para determinar con qué aroma nos quedamos y cuál permanece más en nosotros.

Las expertas “narices” de la firma francesa aseguran que si una vez pulverizado el perfume no lo hueles, “tranquila, eso es que tu sentido del olfato ya se ha acostumbrado a una fragancia en particular, pero no es una razón para aumentar la dosis. Si tú te hueles es que llevas demasiado”, comentan los creadores de Mon Guerlain Florale, donde el jazmín sambac y la frescura de la lavanda se unen a la fragancia de la peonía.

Motivo por el que recomiendan que las pulverizaciones sean las justas. “La concentración del perfume es la que manda”, y recomiendan que en el caso de un “eau de toilette” se vaporice entre cuatro o cinco veces y si estamos frente a un “eau de parfum” con dos o tres pulverizaciones estratégicas es suficiente, mientras que de tratarse de un agua de colonia “puedes ser más generosa”.

Dónde pulverizamos

¿Muñecas, cuello, escote? La gran afluencia de sangre eleva la temperatura corporal, lo que favorece que el perfume se extienda con mayor intensidad.

Y recomiendan no olvidar las articulaciones: codos, rodillas y tobillos, también se perfuman.

Advierten de que aquellos que prefieran pulverizar el ambiente y adentrarse en la “nube aromática”, para quedar impregnados de manera homogénea se arriesgan a que la duración de la fragancia sea más fugaz, además de “utilizar más cantidad de perfume”, la ventaja es que se despliega de una manera más sutil.

Si hay algo ante lo que rotundamente dicen: no, es a perfumar el pelo “salvo que se trate de un perfume formulado especialmente para el cabello”. Pero ofrecen un truco para las que no acepten que un golpe de melena extienda su esencia más personal. “Se puede mezclar unas gotas de perfume con la crema acondicionadora antes de extenderla”.

Tampoco es muy recomendable pulverizar la ropa porque “se puede manchar”, aunque un pañuelo perfumado en el armario o en la maleta cuando viajas hará que las prendas desprendan una delicada fragancia.

Aromas personalizados

¿Existe un aroma para cada tipo de persona? “Cada persona siente una afinidad diferente por una familia aromática”, explica Laura Gámez, perfumista y fundadora de Belsans, quien asegura que los perfumes impactan de una manera muy directa sobre nuestro sistema emocional, “especialmente, los naturales”.

“Cada aroma contiene la reminiscencia de recuerdos y emociones que nos conectan con la historia que hemos vivido”, y desde ese punto de vista, a cada persona le pertenece un aroma por esa conexión personal.

Gámez asegura que en sí mismos los perfumes “benefician del mismo modo a cualquier persona por igual si sus componentes van más allá”, como en el caso de sus creaciones, cuya finalidad es armonizar determinados estados de ánimo.

La perfumista ha creado tres fragancias: Vitality, para despertar la vitalidad y dinamismo; Confidence, para favorecer la autoestima y el poder interior y Calm que fomenta un estado de acogimiento e interiorización y la alegría de vivir, según explica.

Asegura que si relacionamos el perfume con las estaciones es cierto que los aromas son como los colores, en invierno “apetecen colores más apagados” y con los aromas sucede los mismo: “en invierno gustan las aromas más profundas y envolventes, más intensas; mientras que en primavera y verano atraen las aromas más chispeantes y frescos”.

Gámez, que distribuye sus perfumes también en Suiza e Italia, indica que los perfumes naturales al carecer de sustancias estabilizantes artificiales tienen una duración en la piel menor que un perfume convencional, de ahí que su sistema “roll-on” “invite a incorporarlo al bolso y disfrutar de sus beneficios a lo largo del día, como un ritual”.

Toques florales

Con la intención de buscar ese aire floral al que nos invita la ebullición de la primavera, Yves Rocher ha creado una edición limitada de Evidence, donde la rosa, jazmín y lirio son los ejes de su composición.

Bergamota, pimienta rosa y magnolia son las notas de salida de Udaipur, la nueva agua de perfume de Etro, que recoge la inspiración de la casa y cuya fragancia evoca el verano mediterráneo, desde la conocida ciudad de Rajastán, denominada como la Venecia de Oriente, que tiene en el jazmín, el corazón de este nuevo aroma.

Le Vestiaire des Parfums By YSL apuesta por transmitir un aura sensual con rosa de damascena y pimienta rosa con Blouse.

El sugerente flor de tiaré de Tahití nos traslada hasta el ambiente de la Polinesia al pulverizar Omnia Pink Saphhire de Bvlgari, una fragancia que se realza con el aroma festivo del pomelo y una fusión de notas cítricas que albergan un corazón floral.