•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Que el sol reseca y envejece la piel es algo que todo el mundo sabe y que, cada vez más, un ejercicio de concienciación lleva a adultos y niños a protegerse del astro solar. Sin embargo, el pelo queda en un lejano segundo plano.

Adolfo Remartínez, creador de Nuggela & Sulé, afirma que el pelo tiene el mismo derecho que la piel a blindarse del sol. 

“El cabello también se ‘quema’ y saca lo peor de una bonita melena, por lo que los protectores capilares se convierten en una necesidad, no solo en una opción, antes de tener que “resucitar” el cabello después de una exposición prolongada y de la utilización de planchas y secadores”.

El pH del cabello se modifica como consecuencia de la radiación UV, además del cloro y el salitre.  “Cinco días después de arena y baños el cuero cabelludo empieza a mostrarse frágil”, comenta Remartínez, quien añade que “el cloro, el hierro y el cobre del agua cambian su color y el resultado de todo ello es que el pelo “cruje” y se vuelve quebradizo”. 

El protector de Nuggela & Sulé evita la “destrucción de proteínas capilares y, al pulverizar el cabello, aumenta la retención de agua y previene la foto-oxidación”, indica el fundador de la firma, quien añade que está formulado con aceite de chía virgen extra, orgánico.

Nutrir contra la sequedad

La firma francesa Leonor Greyl apuesta también por un espray para nutrir y preservar el cabello del salitre, Lait Luminescence Bi-Phase, una manera de conseguir que luzca luminoso también en verano, mientras que considera el “mejor antídoto” contra la sequedad y la irritación del cuero cabelludo su crema de flores, para evitar el picor.

Conseguir que las puntas no se abran y que el pelo se vuelva quebradizo es la vocación de los laboratorios de René Furterer, con texturas suaves y aceite de sésamo como fotoprotector, con  fórmulas en fluidos y aceites básicos para evitarlo.

La cera de jojoba, cimentrio y fosfolípidos, activos de origen natural, son la base de su mascarilla nutrireparadora intensa. 

A ella esta firma suma los activos de origen natural del champú Forticea, que “aporta elementos nutricionales y energizantes para reforzar la vitalidad del cabello, gracias al guaraná que contiene en su formulación, asociado a aceites esenciales como la naranja, la lavanda y el romero”, según indican desde la firma. 

Si lo que deseamos es sublimar el aspecto de nuestra piel y del cabello al mismo tiempo y con el mismo producto, el aceite seco sublimador 5 Sens nutre el pelo, y le añade flexibilidad y suavidad, logrando un efecto sedoso, indican desde el mencionado laboratorio. 

Como aceite reparador Hile Predigieuse de Nuxe es otra de las opciones para el cabello y el cuerpo, “que cuida pero no engrasa”, según informan. 

El producto consta de elementos naturales para reparar y sublimar el cabello y la piel del rostro y el cuerpo, “con gran poder antioxidante gracias a siete aceites vegetales: macadamia, avellana, borraja, almendra dulce, camelia, argán y tsubaki, además de vitamina E”, agregan desde la compañía.

Tips

Además de cuidar el cabello con productos capilares, incluso antes de exponernos de manera constante al sol, la estilista Noelia Jiménez, aconseja mantener una alimentación rica en vitaminas b7, b5, además de minerales como el zinc, hierro y cobre. 

Jiménez recomienda un corte de las puntas para aportar cuerpo y elasticidad y, en caso de lucir una melena larga, someternos a un détox capilar de cuero cabelludo, “para mantenerla sana toda la temporada y prevenir la deshidratación”, indica la especialista.