•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La detección temprana puede reducir el riesgo de fallecimiento por esta enfermedad y los especialistas confían en la autoexploración como elemento fundamental para la prevención.

Precisamente, avalada por la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) nace una aplicación móvil, eDerma, avalada por la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), para que cualquier persona realice un correcto seguimiento de sus lesiones y lunares en la piel.

El doctor Eduardo Nagore, miembro de la AEDV y uno de los coordinadores de la campaña Euromelanoma 2018, que se realiza y dirige desde la Fundación Piel Sana de la AEDV, para la prevención y promoción de la salud, explica que eDerma es una herramienta con la que se puede hacer un historial fotográfico de lunares y lesiones.

“Permite hacer fotos específicas de una zona del cuerpo, clasificarlas y almacenarlas, para poder valorar, con el paso del tiempo, si hay cambios a tener en cuenta para comunicárselos a su médico”, explica el médico y uno de los creadores de esta aplicación.

Cada año se diagnostican en España unos 4,000 casos de melanoma, una cifra que no deja de crecer. El aumento de la esperanza de vida y la excesiva exposición al sol, buscando el bronceado permanente están contribuyendo a su incremento.

Este tipo de cáncer representa el 10% de las neoplasias cutáneas, y es el responsable de más del 90% de las muertes por cáncer de piel.

Cambio de costumbres

El coordinador nacional de la campaña Euromelanoma, Agustín Buendía, indica que hay que “cambiar nuestras costumbres y protegernos adecuadamente para que el sol no sea el enemigo de la piel. Hasta que esto no ocurra, no veremos cambios en la incidencia de este cáncer”.

Por este motivo, uno de los mensajes en los que este año está haciendo hincapié la campaña Euromelanoma es en la autoexploración de la piel.

Según diferentes estudios, la mejor manera de facilitar el diagnóstico precoz del melanoma y reducir significativamente las tasas de mortalidad por esta causa es la autoexploración.

Como aclara este dermatólogo, un reconocimiento general de toda la piel del propio cuerpo es suficiente para que la persona, familiarizada con la propia apariencia de la piel, sea capaz de detectar alguna alteración de aspecto sospechoso digna de ser debidamente evaluada por un dermatólogo.

Recomiendan prestar atención a los cambios de lesiones o lunares ya existentes y seguir la regla del ABCDE: asimetría, bordes irregulares, color no homogéneo, diámetro superior a 6mm y evolución (cambios en la forma, color, relieve o síntomas).

Estrategia útil

El doctor Nagore asegura que “las fotografías nos permiten tener una ‘memoria objetiva’ de la lesión, más allá de la foto fija que el ojo ve en un momento determinado y de nuestros recuerdos que pueden ser variables. Hacer fotos a nuestros lunares y compararlas en el tiempo, sobre todo de aquellos que tenemos sospecha de algún cambio, es una estrategia útil.

Los especialistas recuerdan que el melanoma puede presentarse en cualquier parte del cuerpo, por lo que se recomienda observar también el cuero cabelludo, espacios interdigitales, espalda, etcétera, con la ayuda de un espejo. Con el lema ‘España tiene un problema con el cáncer de piel’, la campaña Euromelanoma 2018 hace hincapié sobre el impacto que supone el cáncer dermatológico en la sociedad.

“Desde la Fundación, hemos querido este año lanzar otros dos mensajes para que calen entre la población: ‘Dale la espalda al cáncer de piel’ y ‘Un minuto vale una vida’, porque emplear unos minutos en la vigilancia puede ayudarnos a la detección precoz y con ello a un tratamiento más eficaz y mejor pronóstico”, concluye Nagore.