•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La decoración del hogar también hay que trasladarla a la mesa día a día, pese a las prisas y platos precocinados, un plus atractivo después de largas jornadas de trabajo.

Con esta intención nació “A mesa puesta”, la primera feria sobre vajillas que tenía  la intención de dar a conocer las últimas novedades en esta área de la decoración, pero que combina con piezas clásicas, vintage y de época, así lo explica Carmen González.

Vestir la mesa

“Se trata de un tipo de decoración especializada en objetos que encontramos sobre la mesa cuando nos reunimos con amigos o en el día a día”, comenta González, quien añade que si bien la cotidianeidad no nos permite decorar la mesa con detalle, lo “cierto es que cuando invitamos en casa a todos nos gusta regalar estética y que la mesa tenga detalles especiales”, algo a lo que contribuyen las vajillas.

“Hasta a los niños les encanta participar en la decoración de una mesa donde las combinaciones son múltiples y nada tiene por qué pertenecer a la misma vajilla”, comenta Carmen González que apuesta por la mezcla de cristalería, vajilla o cubiertos.

Tener a mano una bonita vajilla “no es una cuestión de dinero”, apunta, e indica que nada resulta más atractivo que la combinación de piezas “con buen gusto”, donde lo artesanal cobra un valor “infinito”.

Vajillas personalizadas

Hay una gran variedad de estilos con los que podemos disfrutar de la gastronomía, con piezas que han ido enriqueciendo las vajillas tradicionales y especialmente con el aliciente de poder adquirir vajillas personalizadas, como las que propone Ana Suárez.

“Trabajamos con porcelana de Limoge, pintada a mano. Diseñamos nosotras -somos tres socias- y algunas creaciones van bordeadas con un filo de oro de 18 quilates”, comenta.

En este mundo tan delicado, el lavaplatos se queda en un segundo plano, para estos diseños modernos en los que incluyen platos infantiles personalizados y también diseños como regalo de boda, también personalizados.

Teresa Arroyo asegura que cada vez más personas buscan “tener diseños exclusivos y de ahí que personalicen las vajillas”. Desde niña se sintió atraída por la cerámica y sus vajillas de loza son el resultado de dedicarse a ellas desde los cinco años. “Hay un gusto especial por lo hecho a mano y por el diseño único”, apunta.

Fauna

Detrás de YoyPlatero está Javier Aranguren, un arquitecto, dedicado a obra gráfica, que ha sabido reciclarse para crear vajillas donde la botánica y la fauna son protagonistas sobre la porcelana.

“Aprovecho a los animales para cambiarles la piel y hacer sobre ellos diseños geométricos”, indica. Piezas en blanco y negro, pero también en color con los que viste mesas muy atractivas.

Por contra, Olga Gamboa, presenta las piezas que con cuidado guarda en Antigüedades la cómoda de mi abuela, piezas vintage, colecciones de cristalería y porcelana antigua, donde destacan unas preciosas tazas de té de la época victoriana y enormes fuentes de asados, “solo habituales en las vajillas inglesas” que datan de 1889.

La firma de porcelana portuguesa Vista Alegre, también expone sus artículos para la mesa y aprovecha para presentar su nueva vajilla “Maya”, galardonada en los European Product Design Awards.

La diseñadora Andrea Zarraluqui encuentra su inspiración en libros de naturaleza, piezas coloridas fácilmente intercambiables. La flora también es el elemento predominante de las vajillas de El almacén de loza, ideales para almuerzos en el jardín, en el campo o en la playa.