•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Muchas mujeres están comenzando no solo a dejar crecer sus cejas, sino a recurrir a sombras y lápices de relleno para generar un efecto de mayor densidad aún, y la verdad es que se ven bien, sirven para enmarcar nuestros ojos y son una estrategia muy rápida para vernos bien maquilladas.

No obstante, siempre es bueno que sepamos qué color de cejas es el más adecuado según el resto de nuestro cabello, así evitamos que se lleguen a ver incongruentes. Por eso, en base al sitio web Tizzka, hoy te damos unos sencillos consejos para que elijás el tono adecuado para vos.

Cabello negro u oscuro

Si tenés el cabello negro o muy oscuro, contrario a lo que pudiera pensarse, la solución no es rellenar las cejas de negro, ni con lápiz ni con sombra. Si hacemos esto, se verán incluso más oscuras que el cabello y darán un efecto algo antinatural. Lo mejor que podés hacer es optar por los colores marrones oscuros. Estos le darán mucha vida a tu mirada y combinarán perfectamente con tu melena oscura.

Rubia o con juego de luces

Si tu cabello es claro o tenés un tinte de luces rubio, podés pensar que lo ideal es igualar el tono, pero eso haría que se pierdan en tu rostro. Lo ideal es que utilicés un color café claro que sea uno o dos tonos más oscuro que el color más claro de tu cabello. No son muy recomendables los tonos oscuros, pues no se ven tan naturales.

Castaña

Si tenés un pelo castaño, ni muy claro ni muy oscuro, entonces sí que podés igualar el color de tu cabello y de tus cejas. Un truco interesante es buscar un tono algo más claro si optás por un estilo grueso de cejas y subir a uno ligeramente más oscuro si las preferís más largas y delgadas.

Pelirrojo o rojizo

Si tu cabello es pelirrojo natural, probablemente siempre estás luchando con el hecho de que tus cejas se ven muy claras. Y si tenés un tinte rojizo, es común que el tono de tus cejas no se parezca en absoluto.

En uno y otro caso, lo mejor es utilizar sombras o lápiz marrón con un ligero toque rojizo, en lugar de intentar igualar el color. Esto se debe a que combinar unas cejas francamente rojas con el maquillaje puede ser muy difícil.