•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Seguramente la palabra serums te es familiar, porque la hemos escuchado a nuestras amigas o los hemos visto en tiendas de maquillajes, sin embargo, algunas no tenemos claro qué es ni qué beneficios trae.

Según el portal web Vanitatis, cuando hablamos de serums nos referimos a un concentrado cosmético con activos más potentes que los de una crema hidratante. Su textura suele ser más ligera para que la absorción sea muy rápida. Además, la penetración de los ingredientes llega a las capas más profundas de la piel.

Es obvio que la piel a partir de los 30 años comienza a mostrar los signos de envejecimiento y es entonces cuando el sérum, o suero, se vuelve imprescindible. Pero hay personas que lo necesitan antes, por ejemplo pieles muy deshidratadas o con problemas de manchas o acné.

Al ser más concentrado y llegar a las capas más profundas de la piel, lograremos mejorar los resultados de nuestros tratamientos habituales. No todos los sueros son únicamente concentrados anti-edad. Al comprar un serum busca asesoramiento y elige uno adaptados a las demandas de tu piel. Pueden ser para reafirmar, luchar contra las manchas, devolver la luminosidad, repara el daño solar, actuar contra la deshidratación, reafirmar, iluminar, reparar o anti-manchas.

Los serums concentran en pocas gotas una gran cantidad de activos beneficiosos para la piel. Pero, ¿cuándo es mejor aplicarlos, de día o de noche? El éxito de los serums radica en que concentran en pocas gotas gran cantidad de activos beneficiosos para nuestra piel. Se suelen aplicar tras su limpieza y antes de cualquier crema, no siendo nunca un sustituto de estas pero sí un interesante complemento con el que conseguir un rostro más luminoso, hidratado y saludable.

Según expertos, cuando mejor actúan los serums es durante la noche, «ya que el cuerpo se regenera y también la piel», un órgano más del mismo. Piral apunta que hay que diferenciar bien entre las propiedades de un serum, una crema o un booster. El primero tiene una textura diferente, más ligera, acuosa y potente por su capacidad de concentración.