• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Los tintes para cabellos son, sin lugar a dudas, uno de los productos de belleza de mayor demanda a nivel mundial, ya no solo en la cosmética femenina, puesto que cada día más se hacen populares entre los hombres.

Sin embargo, desde hace muchos años se han difundido artículos científicos y periodísticos en los que se nos ha dicho que los tintes no son productos compatibles con la salud.

Retomamos información de www.cuerpomente.com específicamente de un artículo de Manuel Núñez para citar los ingredientes que debés evitar en los tintes.

Núñez indica que muchas personas que desean reducir el riesgo buscan tintes “sin amoniaco” porque esta sustancia, que se utiliza para fijar el nuevo color, reseca el cabello, es irritante y maloliente, pero afirma que esto no es suficiente, pues en la composición de los tintes actuales, incluso en los “sin amoniaco”, se utilizan más de 5,000 sustancias químicas diferentes. Demasiadas de esas sustancias son agresivas con la piel, alergénicas y cancerígenas en animales.

Según el texto referido, debés evitar, entre otras, las siguientes sustancias:

Parafenilendiamina

Se encuentra en más cantidad en los tintes de color más oscuro y existen estudios que la asocian con irritación, reacciones alérgicas y cáncer. Los tintes que contienen PPD están obligados a declarar en el envase que “puede provocar una reacción alérgica”, “contiene diaminobencenos” y “no utilizar para teñir cejas y pestañas”. Las mismas advertencias deben aparecer si el tinte contiene sustancias similares como las metilfenilendiaminas y los diaminotoluenos.

El profesor Kefah Mokbel relaciona el PPD con los cánceres hormonodependientes. Y los expertos de la organización ecologista Environmental Working Group, que sostienen una base de datos sobre ingredientes cosméticos, valoran su riesgo para la salud entre moderado y alto.

Mercurio amoniacal (ammoniated mercury)

A menudo se encuentra en productos “sin PPD”, pero no es totalmente seguro, pues se relaciona con reacciones alérgicas. Sirve para decolorar y realzar el color.

Amoniaco o hidróxido de amonio (ammonium hydroxide)

Es el responsable del mal olor de los tintes. Irrita las vías respiratorias y resulta muy agresivo con la piel. En los tintes convencionales que se declaran como “sin amoniaco” es muy probable que se sustituya por un reactivo parecido como la etanolamina, que es inodora, pero no mucho más segura.

Nonilfenol u octilfenol (nonylphenol u octylphenol)

Los estudios sugieren que son disruptores endocrinos que se acumulan en la grasa corporal. Afectan especialmente a los hombres, porque reducen la producción y la calidad de los espermatozoides.

Parabenes y phathalatos (parfum)

También son disruptores endocrinos. Algunos parabenes se relacionan con el cáncer de pecho, aunque la asociación causal aún no está establecida.

Resorcinol

Es una sustancia muy agresiva con la piel y un disruptor endocrino que altera la tiroides y las glándulas adrenales. Puede afectar a los sistemas nervioso e inmunitario.

Su función es reaccionar con un blanqueador (generalmente agua oxigenada) para favorecer la f7. Formaldehído

Es un compuesto conservante irritante, alergénico y, en ciertas circunstancias, cancerígeno, que no se encuentra como tal en la lista de ingredientes, pero también puede ser liberado por algunos de ellos, como quaternium-15, dimethyl-dimethyl (DMDM) hydantoin, imidazolidinyl urea, diazolidinyl urea, sodium hydroxymethylglycinate; y 2-bromo-2-nitropropane-1,3-diol (bromopol).