•  |
  •  |

MANAGUA.END/ De acuerdo con el sitio web de noticias TheGuardian, expertos en psicología aseguran que la popular aplicación Candy Crush utiliza algunas debilidades del cerebro humano para que los jugadores sientan adicción al mismo y continúen jugando. Si bien pareciera simple, porque su único reto es crear filas o columnas con tres caramelos del mismo color para destruirlos, es jugado por 93 millones de personas aproximadamente cada día.

Steve Sharman, un estudiante de doctorado en Psicología de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) que investigó la adicción al juego, explica que la impresión de que controlamos el juego es la clave de su naturaleza adictiva.

El portal RT señala, mientas tanto, que la estrategia seguida por Candy Crush es la misma aplicada en las máquinas tragamonedas, en las que nunca se puede predecir cuándo se va a ganar, pero se gana con la suficiente frecuencia como para querer volver a jugar.

A nivel psicológico, cada vez que uno gana, nuestro cerebro lo percibe como minirrecompensas, lo que incide en la liberación de la dopamina, aprovechando los mismos circuitos neuronales implicados en la adicción. A medida que se avanza en el juego, va aumentando su dificultad, con lo que las victorias son intermitentes y cada vez más fuertes las dosis de dopamina liberadas, detalla RT.

Este juego se vincula con el placer que provoca comer determinados alimentos.