•  |
  •  |

¿Cuántas veces nos hemos quejado de lo poco que dura la energía de las baterías de nuestros aparatos electrónicos, ’smartphones’ o tabletas? Científicos del Colegio de Ingeniería Bourns de la Universidad de California, Estados Unidos, se hicieron la misma pregunta y habrían encontraron el método de revolucionar la vida útil, entre carga y carga, de las baterías: a través de ni más ni menos que arena de playa.

Zachary Favors, estudiante graduado de dicha universidad en Riverside, California, y quien participó en el experimento, dijo a la prensa: “Es como haber encontrado el Santo Grial, es una forma barata, amigable con el medio ambiente, y no-tóxica, de producir ánodos (electrodos positivos) para baterías de ion de litio de gran rendimiento”.

DESCUBRIMIENTO EN LA ARENA

El gran hallazgo se realizó cuando Favors, que trabajaba en el desarrollo de mejores baterías de ion de litio, descansaba en la arena de una playa de San Clemente, California, luego de una sesión de surfeo.

El estudiante cayó en cuenta que la superficie sobre la cual se encontraba, estaba hecha mayormente de dióxido de silicio o cuarzo, y que este podría ser el sustituto perfecto para el grafito que se usa tradicionalmente en las baterías.

De regreso en Riverside, Favors se reunió con los científicos Cengiz Ozkan y Mihri Ozkan, y juntos sustituyeron el grafito por dióxido de silicio, abundante en la arena de playa. Solo con ese detalle, la eficacia de las baterías sería tres veces mayor. Favors mencionó que la arena de la Reserva de Cedar Creek, al este de Dallas, Texas, posee un alto porcentaje de cuarzo, el cual se puede procesar para hacer nano-silicio puro. Este silicio, dotado de una consistencia semejante a la de una esponja muy porosa, provee una superficie más amplia que el grafito; aumentan la densidad de iones de litio que viajan a través de los ánodos, lo que es clave para mejorar el rendimiento.

Solo queda ver si los avances de este “milagro playero” prosperan y convencen a las grandes compañías de electrónicos para el beneficio de los usuarios.

 

DATOS

• La primera batería de iones de litio se ensambló en 1985, por Akira Yoshino.

• Las baterías de iones de litio (también llamadas "Li-ion") usan un ánodo de grafito y un cátodo de óxido de cobalto, óxido de magnesio o trifilina.

• Su fabricación es reciente y permiten llegar a altas densidades de capacidad de energía. No admiten descargas completas y cuando estas ocurren, sufren mucho.

• Por lo general, suelen llevar circuitería agregada para reconocer el estado de la batería y así evitar recargas excesivas y descargas completas.

• Dependiendo del fabricante, su vida útil oscila entre 400 y 1,200 ciclos de recarga.

• Son las baterías utilizadas en computadoras portátiles, teléfonos móviles, tabletas, cámaras de fotografía y vídeo, entre otros dispositivos.