•  |
  •  |

Nicaragua es el país número 16 en unirse a la Base de Datos IMEI de la GSMA (gremio que une a casi todas las operadoras de telefonía del mundo). Este listado incluye los códigos de los teléfonos robados denunciados en esos lugares para evitar que puedan ser usados nuevamente.

Los 47 operadores de la región latinoamericana actualizan a diario la llamada “lista negra” que contiene los números IMEI de los teléfonos robados, de forma que si otra persona (el ladrón o un comprador desinformado) le pone un chip de alguna de esas marcas será bloqueado y no lo podrá utilizar.

En junio de este año, Honduras se incorporó a la base de datos y ya ha demostrado una disminución del 70% de los robos. La Comisión Nacional de Telecomunicaciones de ese país informó que actualmente se roban entre 100 y 70 celulares diarios, mientras que antes de la medida se contabilizaban 350 teléfonos al día.

La base de datos no es solo nacional, sino que a diario las empresas pueden descargar nueva información con códigos IMEI de otros países, de forma que el aparato hurtado no pueda utilizarse en ninguna parte.

Según Sebastián Cabello, director de GSMA Latinoamérica, para que esta medida sea efectiva se requiere que se cumplan ciertos puntos: que los usuarios denuncien, los operadores actualicen el listado, los fabricantes usen está información para hacer los terminales más seguros y los gobiernos penalicen la adulteración del IMEI.

“Completo no se puede bajar (las cifras de robo) porque hay otro problema que es el flasheo de IMEI”, aclaró Cabello, “eso es que le cambien el número al terminal”.

El vocero de GSMA Latinoamérica también informó que se está discutiendo establecer un espacio para que los mismos compradores puedan chequear si un teléfono está en la lista de robados antes de comprarlo.

Para hacer uso correcto de esta base de datos, estos son los pasos a seguir:

Robos celular