•  |
  •  |

Hace unos años se volvió popular la idea de buscar financiamiento para ideas y campañas a través de sitios de donación e inversión ‘online’ llamados ‘crowdfunding’. Cada día se crean nuevos espacios de este tipo en el mundo, pero el más conocido internacionalmente es Kickstarter y en Latinoamérica ya existen varios de estos sitios. Ideame es la más grande, pues tiene proyectos en varios países de Latinoamérica. Hay algunas que reciben todo tipo de ideas como Kapital Zocial en Perú, existen otras enfocadas en causas sociales como Nobleza Obliga de Argentina y Donaccion en Colombia, y otras específicas como es el caso de Eollice en Chile, la cual busca financiar proyectos de energías renovables.

Proyectos nicas

A pesar de que la mayoría de las causas relacionadas a Nicaragua que se pueden encontrar en estos espacios web fueron creadas por extranjeros, existen nicas que están aprovechando el ‘crowdfunding’.

Laura Baumeister ya cuenta con resultados positivos en dos de estos sitios. La nicaragüense, que se fue hace cinco años a estudiar cine a México, trabajó en dos filmes que fueron financiados de esta forma. Mientras estaba en un intercambio en Alemania, usó Startnext para recibir apoyo y así desarrollar el cortometraje “Isabel Im Winter”. Luego inscribió su proyecto de tesis “Fuerza Bruta”, que terminó de filmar recientemente, en el sitio Fondeadora.

“A mí me gusta mucho usar estas plataformas, porque es una manera de dar a conocer tu proyecto y podés conseguir que gente normal (me refiero a que no son productoras, instituciones con fondos culturales, etc.) apoye tu proyecto. Esto último es lo que más disfruto: que tu amiga, tía o amiga de una amiga vea tu proyecto y apoye con algo, así sean 10 dólares”, asegura Baumeister.

Camila Selser, actriz nicaragüense, también optó por Fondeadora para recibir ayuda y así poder filmar su primer trabajo como directora, “Hacia el sur”. El cortometraje cuenta la historia de un joven que viaja a Nicaragua para encontrar a sus padres.

La mayoría de los sitios de ‘crowdfunding’ funcionan de forma similar. Los proyectos tienen un tiempo limitado y definido por el creador para recibir el financiamiento, y según el aporte que hagan los patrocinadores, reciben una recompensa como el DVD de la película, un póster del filme o la posibilidad de ir al estreno.

Recaudación

Tanto Baumeister como Sesler lograron reunir el dinero que solicitaron, pero no pidieron todo lo que necesitaban para financiar completamente sus proyectos.

“Veo muchas oportunidades, aunque, sin duda, creo que debe ser un complemento dentro del proceso de levantar los fondos para un proyecto, no la base. Veo muy difícil gestionar toda una película únicamente a partir de ‘crowdfunding’, necesitarías tener una red de contactos y/o seguidores muy amplia y además con un poder adquisitivo alto para que levanten una película a través de ‘crowdfunding’, dice Baumeister.

La actriz que participó en la serie de HBO “Señor Ávila”, reunió un poco más de lo que pidió, pero también recibió otros aportes fuera de lo que obtuvo en el sitio web para poder viajar a Rivas, Managua y Granada a filmar. “Este cortometraje sí se hubiera podido realizar sin el apoyo de Fondeadora, pero para mí es muy importante la plataforma, la seriedad, el compromiso y la unión que un espacio así aporta a la credibilidad de tu proyecto y a la responsabilidad para con quienes te apoyaron”, explica. Un factor importante para lograr la meta propuesta es promover el ‘link’ de la idea que se busca financiar. Según la directora de Fuerza Bruta, conocía al 70% de quienes entregaron fondos ‘online’, algo similar pasó en el caso de Camila Selser.

 

11 millones de dólares es el récord de recaudación de un proyecto en el sitio Kickstarter.

 

1,495 dólares recaudó Camila Selser; casi 100 dólares más de su meta.

 

2,642 dólares fue lo que consiguió Laura Baumeisteir, unos dólares más de su meta.