•  |
  •  |

Entre un carro autónomo (sin piloto al volante) capaz de completar un circuito de Fórmula 1, un coche eléctrico que alcanza velocidades de 330 km/h y un vehículo enteramente funcional hecho por ni más ni menos que una impresora 3D, están las próximas máquinas que recorrerán los pueblos y ciudades del mundo. A continuación te presentamos los últimos pasos en estas tecnologías.

¿Sin piloto y deportivo?

Si bien ya existen coches autónomos, estos se suelen asociar a máxima protección para los pasajeros y a conducción en ciudades, lo cual crea el estereotipo de que son lentos. Pero lentitud y precaución no tienen por qué ser sinónimos en automovilística, y es lo que la marca alemana Audi ha demostrado con el RS7 Piloted Driving Concept.

Este deportivo acaba de recorrer la mítica pista de carreras Hockenheimring de Alemania en menos de dos minutos sin piloto. Tomando en cuenta que durante el último Gran Premio de Alemania de Fórmula 1, la vuelta más rápida fue registrada por el monoplaza de Lewis Hamilton en aproximadamente un minuto con veinte segundos, el tiempo realizado por el Audi de cuatro puertas es impresionante.

Alcanzando los 240 km/h, el Audi RS7 Piloted Driving Concept es el autónomo más veloz jamás construido, y la prueba de que esta tecnología no tiene techo.

Motor eléctrico de récord

Otra tecnología relegada al pensamiento de lentitud es la de los carros con motor eléctrico, pero un grupo de más de 130 personas de la Universidad Brigham Young, de Utah (Estados Unidos), pulverizó el récord de velocidad para carros eléctricos con peso inferior a 500 kg, con su bólido Electric Blue.

En 2011, este auto había marcado 250 km/h en el velocímetro, registro que tardó tres años en bajarse del primer lugar del podio. Tras un rediseño y varias modificaciones, el Electric Blue de carrocería de fibra de carbono ligero “voló” a 327.9 km/h, velocidad suficiente para retar a cualquier superauto con motor de gasolina actual.

Hecho en 44 horas

El Strati de Local Motors es la cereza sobre este pastel tecnológico. Por ahora es justo entender que este sí sea un prototipo lento, pues es el producto de una impresora 3D que realizó sus partes de plástico reforzado con carbono en apenas 44 horas.

El LM Strari es un auto de tamaño real completamente manejable que se estrenó en el Show Internacional de Tecnología de Manufactura de Chicago (Illinois, Estados Unidos) en septiembre pasado, y que acaba de llevarse el primer premio en el concurso 3D Printed Car Design. Consta de un motor ciento por ciento eléctrico y su velocidad máxima es de 80 km/h.

Naturalmente, no todas las partes de este vehículo fueron impresas. El Strati lleva un motor eléctrico Renault Twizy, batería, ventanas de vidrio y cableado.

Su ensamblaje una vez impreso duró alrededor de dos días, pero el auto consta únicamente de 49 piezas, contra las 5,000 que tienen por lo general los convencionales.