•   Managua  |
  •  |
  •  |

Mitsubishi ha ampliado en el mercado español una gama hasta ahora centrada en los 4x4 y los SUV con un nuevo vehículo urbanita que milita entre dos segmentos, el A y el B, entre dos aguas, y con el que la marca japonesa retoma el negocio de los turismos.

Se trata del Space Star, un utilitario con el que la marca japonesa quiere convencer a los compradores a través de una ventajosa y competitiva relación calidad/precio.

El Space Star no es el sustituto del desaparecido Colt, ni del monovolumen compacto que con ese nombre comercial apareció en el año 1998, simplemente es la vuelta de Mitsubishi al disputado segmento de los vehículos concebidos para la ciudad, a los que también se les pide que puedan salir a la carretera con unas mínimas exigencias dinámicas.

Las medidas que ha elegido el fabricante japonés para su vehículo más pequeño son 3.71 metros para la cota de longitud, 1.66 metros para la de anchura y 1.50 para la de altura.

Medidas

Con estas medidas puede competir con coches claramente urbanos de tres puertas como el Fiat 500 (3.54 metros de longitud) o Ford Ka (3.62 metros) o saltar de segmento y ponérselo difícil a hermanos mayores como el Nissan Micra (3.82 metros) Ford Fiesta (3.96 metros) o Mazda 2 (3.92 metros).

Consciente de este doble juego, Mitsubishi ha apostado por dotar de un equipamiento mayor a su modelo urbano y ofrecerlo a un precio ajustado y consecuentemente interesante.

El modelo probado es el que lleva la motorización más potente, bajo la denominación 120 MPI. Se trata de un propulsor de 1.2 litros de tres cilindros, con una potencia de 80 CV y ligado a una caja de cinco velocidades.

La velocidad máxima que la marca ha homologado es de 180 kilómetros por hora y el paso de 0 a 100 km/h lo hace en 11.7 segundos, lo que revela que no se trata de un coche rápido.
Los desarrollos de la caja de cambios son largos, enfocados a reducir el consumo. Ello obliga, si no se rueda sobre llano, a bajar de marcha con frecuencia para que el coche ruede con más energía.

Ágil

Mientras en ciudad el coche es ágil e incluso rápido, en carretera con inclinación o en subidas a puertos de montaña, el recurso de reducir una relación es una constante.

Esto se acentúa aún más si en el coche viajan cinco ocupantes y se sale a autopista. En el apartado de seguridad destacan el control de tracción y estabilidad (ASTC), el sistema de asistencia a la frenada (BAS), las luces diurnas o los antinieblas delanteros, entre otros dispositivos.

En suma, aporta un equipamiento completo, en el que los únicos opcionales son los deflectores aerodinámicos para la carrocería, un apoyabrazos con consola para las plazas delanteras, rueda de emergencia tipo galleta y diferentes portabicicletas.

Otro ejemplo claro de que Mitsubishi quiere ofrecer un modelo completo es que la paleta de colores en los que se puede elegir el vehículo se reduce a cuatro: blanco, negro, rojo y gris oscuro.

El Space Star llega con retraso al mercado español. Se empezó a fabricar en Tailandia en 2012 y dos años después (finales de 2014) ha comenzado a circular por las calles de nuestro país.

El diseño, exterior e interior, es sobrio, equilibrado y no destaca sobre sus competidores. Es un utilitario que pretende agradar a todos y que no busca destacar en el asfalto.