• Managua |
  • |
  • |

Cada día la tecnología da pasos agigantados y crea novedades que antes solo se podían apreciar en las películas de ciencia ficción. Una de las últimas “perlas” del software es Lix, aunque parece un simple bolígrafo es mucho más que eso, ya que genera filamentos de plástico como los de una impresora 3D, permitiendo, literalmente, dibujar objetos tridimensionales en el aire. Su sistema de funcionamiento es bastante parecido al de una pistola térmica, con la diferencia de que los filamentos de material que genera son mucho más finos, resistentes y se secan mucho antes.

El peso y las medidas de este fabuloso invento que es Lix lo hacen portátil y muy cómodo de usar: 16.3 centímetros de largo por 1.3 de grosor y 35 gramos de peso. Los materiales con los que trabaja son plástico PLA o ABS, tales como los que se utilizan para la impresión 3D. La fuente de alimentación es un simple cable con conexión USB que va conectado a un ordenador. Para poder financiar su invento, Anton Suvorov, creador de Lix, lanzó una campaña en kickstarter durante un día, para recaudar los fondos y desarrollar el proyecto.

El precio de salida para Lix es de 140 dólares. Como curiosidad a destacar y aunque parezca un poco sin sentido, Lix comercializa también una réplica del famoso bolígrafo por 59.95 dólares, sin embargo, su función es la de un bolígrafo normal.

A diferencia de las impresoras 3D, Lix no sigue las directrices marcadas en un determinado archivo o programa, sino que quien marca los movimientos del aparato eres tú mismo y tu creatividad. Tan solo tenes que empezar a dibujar en el aire con el bolígrafo mediante lentos movimientos a medida que el filamento fundido se va solidificando. Se enfría rápidamente para que la estructura pueda quedar rígida en muy poco tiempo desde que se extraiga el filamento. Cada barra de filamento es de unos 10 centímetros de largo, equivalente a 2 minutos dibujando en el aire.