•  |
  •  |
  • END

Dolor de cuello, síndrome de túnel carpal y afecciones en la vista son padecimientos comunes de un uso inconveniente de los monitores durante las horas laborales.

La empresa AOC para Latinoamérica extiende a sus usuarios consejos sobre cómo optimizar el uso de sus monitores para no dejar de lado el bienestar, puesto que “el ubicar de manera inadecuada la pantalla del monitor fuerza al operador a cumplir con su labor en una posición incómoda, lo que se traducirá en el deterioro de sus funciones musculares y del esqueleto”, comenta Julio Souto, gerente.

Existen varios factores como la posición del monitor y la distancia de este, que se deben tomar en cuenta a la hora de trabajar, o la mayoría de horas de la jornada laboral frente a una computadora.

Por ejemplo, colocar el monitor a la altura de la vista es lo más recomendable, ya que de esta manera el usuario no tendrá que tomar posiciones incómodas para poder realizar su trabajo.

Y protegiendo aún más la vista, cuidar la limpieza del monitor también es esencial, esto ayudará a que sea más sencillo observar lo que este proyectado y que los ojos de los colaboradores no se vean afectados por esta razón.

Además, se recomienda prestar atención al brillo, contraste y tamaño de las tipografías que se muestran en la pantalla del equipo para una descansada visualización. Por su parte, el tamaño de la letra que se utilice en los documentos debe ser ajustada por cada usuario, procurando que sea tres veces más grande del tamaño más pequeño que cada persona puede leer; esto para no forzar la visión.

Respecto a la postura del trabajador, debería ser recta y que la espalda siempre cuente con apoyo. Cabe destacar que la posición de los brazos es esencial a la hora de hacer uso de un equipo electrónico. Estos deben estar alineados con el antebrazo y el teclado debe mantenerse cerca del cuerpo para no hacer esfuerzos innecesarios.