•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Agencia Central de Inteligencia estadounidense (CIA) puede transformar cualquier televisor en aparato de escucha, eludir las claves e incluso controlar cualquier vehículo, según documentos publicados el martes por WikiLeaks, que los presenta como internos de la propia agencia.

El sitio creado por el australiano Julian Assange afirma que esos documentos demuestran que la CIA opera de forma similar a la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) --principal organismo de vigilancia electrónica de Estados Unidos-- en materia de espionaje informático, pero con menos control.

WikiLeaks difundió cerca de 9,000 documentos que atribuye a la CIA, estimando que se trata de la más importante publicación de materiales secretos de inteligencia.

"Esta extraordinaria colección, que asciende a varios cientos de millones de líneas de código, da a su poseedor la capacidad entera de piratear de la CIA", dijo, advirtiendo sobre el resto de proliferación de ciberataques.

La CIA y la Casa Blanca rechazaron hacer comentarios sobre la liberación de los documentos, o sobre su contenido.

Si se corroboran, la fuga podría representar una enorme nueva vergüenza para las agencias de inteligencia de Estados Unidos, luego de las filtraciones realizadas en 2013 por el ex analista de la NSA Edward Snowden.

Según WikiLeaks, los documentos demuestran que la CIA elaboró más de 1,000 programas maliciosos, entre ellos virus, caballos de Troya y otros programas informáticos capaces de infiltrar y tomar el control de aparatos electrónicos.

"No emitimos comentarios acerca de la autenticidad o contenido de supuestos documentos de inteligencia", dijo este martes el portavoz de la CIA, Jonathan Liu, en un correo electrónico.

También el vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer, rechazó emitir opiniones. "No lo hemos evaluado por completo", indicó.

Pero el legislador Devin Nunes, presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, dijo que las revelaciones "parecen ser muy, muy graves". "Estamos muy preocupados", expresó.

Te interesa: WikiLeaks publica más de dos millones de e-mails del gobierno sirio

Los documentos supuestamente provienen del centro de inteligencia cibernética de la CIA, que opera desde su sede de Langley, Virginia, y de una oficina del consulado estadounidense en Francfort, Alemania, según WikiLeaks.

Edward Snowden dijo a su vez, vía Twitter, que los documentos "parecen auténticos".

Por otro lado, el ex analista de la NSA calificó de "imprudente" la práctica de descubrir y explotar fallas en software y hardware de fabricación estadounidense, incluso en teléfonos inteligentes como el iPhone, y no alertar a los responsables.