• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La evolución del internet en nuestras vidas nos ha permitido darnos respuestas a muchos. ¿Por qué?

Dentro de esas consultas y dudas, la rama de la medicina es una de las más aclamadas. Desde escribir en el buscador cómo sanar un dolor de cabeza hasta cómo identificar los síntomas de enfermedades de carácter serio como el cáncer, lo cierto es que son muchas las personas que participan en foros de salud en línea, otras muestran sus inquietudes a través Facebook Live o hay quienes se dan a la tarea de investigar si determinados síntomas se ajustan a un padecimiento en específico. Para el experto en redes y sistemas German Salinas, es bueno que las personas investiguen en internet, aunque señala que lo malo es que confíen demasiado en páginas que puedan ser de dudosa procedencia. De esta manera, aconseja que lo mejor sea el contacto personal con los profesionales de la salud.

En cuanto al porqué consultar Google, Salinas dice que el factor inmediatez, ahorro de dinero y el evitarse disgustos de estar esperando a ser atendido en los consultorios médicos podrían ser las razones que llevan a las personas a expresar sus inquietudes en la web. El experto manifiesta que algunos medios digitales se han dado a la búsqueda de realizar investigaciones sobre este tema, encontrando que aproximadamente un 65% de la población mundial usa internet para informarse sobre temas relacionados con la salud y cuyo porcentaje ha crecido en los últimos ocho años. Claro está que hay estudios que se han centrado en países en específicos donde las frecuencias de búsquedas varían, en unos más en otros manos.

La cibercondría

El término cibercondría ha germinado su significado en los últimos años en internet. El sitio web Muy Interesante refiere este fenómeno como “el comportamiento de una persona hipocondríaca, que busca de forma obsesiva información médica en internet para comprobar si los síntomas que tiene, o cree tener, se deben a una enfermedad grave”, según se especifica. “Cada vez más, la gente quiere encontrar un diagnóstico médico a través de internet y de hecho, cree estar sufriendo una enfermedad incluso incurable.

“La proliferación de recursos web debería ser un aliado para comprender la salud, el origen y desarrollo de las enfermedades, no para achacárnosla sin antes haber tenido un veredicto médico”, considera Salinas.

¿Cómo controlarlo?

¿Qué puede hacer la tecnología para resolver este conflicto? Por su parte, el sitio web ABC Tecnología, en una información relacionada a este tipo de tratamiento expone que en los últimos años han surgido diferentes páginas web y aplicaciones para dispositivos móviles que han garantizado que los comentarios expuestos en los foros sean brindados por un profesional. También refiere que los médicos están conscientes de que la costumbre de informarse a través de internet es ya algo habitual, y por eso recomiendan a las personas optar por servicios y determinadas páginas de contenido fiable.

Una forma de resolver el problema, sostiene Salinas, es que a través de Facebook, la red social más accesible a todas las personas, los médicos mediante sus páginas o cuentas personales generen y promuevan información fiable sobre sus especialidades, de manera que los interesados puedan tener un contacto más directo y seguro con el galeno o que este los pueda dirigir para que ellos entiendan su problema. Salinas concluye que por ahora el control del material médico que circula en la web debe ser vigilado por los médicos, a fin de que estos detecten qué tan segura es la información y qué sitios podría recomendar a sus pacientes.