•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El sistema desarrollado por la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL por sus siglas en inglés), en Suiza, podría describirse como un sistema Braille dinámico en el que los puntos no están fijos sino que aparecen y desaparecen a cada instante, reflejando formas y relieves en lugar de letras y números. De hecho, sus creadores señalan que es el complemento ideal del Braille.

A diferencia de las pantallas táctiles que permiten incorporar y visualizar datos y órdenes en los dispositivos electrónicos al ser pulsadas,  esta tableta transmite una información gráfica que se percibe exclusivamente a través de las sensaciones que produce una de sus caras en los dedos al tocarla.

Los investigadores del Laboratorio de Microsistemas para Tecnologías Espaciales del EPFL o EPFL-LMTS (http://lmts.epfl.ch/home) han desarrollado este dispositivo háptico para ayudar a las personas con discapacidad visual a situarse en los lugares desconocidos, según este centro suizo de investigación.

“El término háptico se refiere a aquellos procesos o sistemas relacionados con la percepción a través del sentido del tacto, de manera similar a lo que ocurre con la óptica (vista) y la acústica (oído), explicó a EFE el doctor Juan José Zárate, principal impulsor de este proyecto, desde la sede del EPFL-LMTS en Neuchatel.

Explica el EPFL que este dispositivo produce en una de sus caras, y con mucha rapidez, formas y mapas en relieve del entorno que un usuario invidente puede explorar con las yemas de sus dedos y que, además, puede utilizarse para ayudar a los niños con discapacidades visuales a aprender asignaturas como la geometría o las matemáticas.

En concreto, los investigadores han desarrollado una tableta ligera con una superficie plana y reconfigurable, capaz de generar datos gráficos como formas y mapas. 

BOTONES MAGNETIZADOS 

Este dispositivo forma parte del proyecto europeo Blindpad (www.blindpad.eu) y mide 12 por 15 centímetros. Se compone de 192 pequeños botones que pueden moverse hacia arriba y hacia abajo en unos pocos milisegundos, creando casi instantáneamente patrones, tales como la disposición de un edificio, una calle o la sala de conferencias, de acuerdo con el EPFL.

Los usuarios también pueden “hacer zoom”, acercando una parte específica de un mapa, pues los mecanismos (denominados actuadores) son lo suficientemente rápidos como para hacer vibrar los botones individuales.

Cada botón (denominado ‘taxel’) contiene un pequeño imán colocado entre dos bobinas y dos finas capas de acero y puede ser movido hacia arriba o hacia abajo, al generar un campo magnético local impulsando la corriente eléctrica a través de una de las bobinas durante cinco milisegundos, informa el EPFL.

Según los investigadores suizos, los botones magnetizados permanecen entonces en la posición “hacia arriba” o “hacia abajo” porque se unen a una de las dos placas de acero.

La información gráfica puede desplegarse como imágenes estáticas en relieve, o bien como una imagen fija, cuyos botones pueden vibrar o moverse.  

En una tarea de navegación típica, la tableta háptica puede mostrar primero el contorno de una habitación y sus muebles como un relieve estático y, a continuación, indicar el camino a seguir desde la entrada hasta la salida, a través del movimiento sucesivo de una serie de botones (taxels), mientras que la ubicación del usuario se muestra como un botón vibrante.

Consultado por EFE sobre de dónde obtiene la tableta háptica la información para generar sus mapas en relieve, el doctor Zárate responde que este dispositivo “funciona principalmente como un periférico”.

“Este aparato portátil está comunicado por USB o bluetooth a un ordenador o un teléfono móvil, lo que permite reutilizar, por ejemplo, el sensor de GPS y los mapas cargados en el móvil y, simplemente, transmitir la información de navegación a la tableta háptica”, señala este ingeniero en telecomunicaciones y físico, nacido en Argentina.

Según el profesor Herbert Shea, director del EPFL-LMTS, esta tableta llenará una brecha en el mercado. “La gente puede leer con el sistema Braille y detectar obstáculos cercanos con un bastón blanco, mientras que nuestra tableta, que no costará mucho producir, proporcionará información gráfica en tiempo real, por lo que su usuario podrá comprobar el diseño o disposición de una habitación o calle antes de aventurarse en ella”. Denis Maret, un voluntario invidente, visitó el EPFL para probar un prototipo de la nueva tableta y quedó impresionado.

“Los discapacitados visuales tenemos que usar un bastón blanco con un GPS de audio que nos dice cuándo girar, como en un vehículo, cuando vamos a nuevos lugares, pero no tenemos manera de verificar esa información, ni de hacer un mapa mental del lugar. Esta tecnología nos hará más independientes”, señala.

Además, se puede usar para ayudar a los escolares con impedimentos visuales.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus