•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El uso de dispositivos móviles y nuevas tecnologías ayudará a las personas a tener una vejez más sana, indica un análisis divulgado por la firma EY.

Óscar Marín, Gerente de Robotic Process Automation de EY Centroamérica, Panamá y República Dominicana, explica que es necesaria una apertura al uso de las nuevas tecnologías para prevenir males no transmisibles.

Según Marín, "las innovaciones también incluyen la genética y medicina regenerativa. Por ejemplo, los esfuerzos continuos para comprender el genoma humano aumentarán aún más, al combinar los datos genéticos con una gama de otros tipos de datos tradicionales".

"Esta implementación rentable de la tecnología contribuye al mejor análisis de datos y a un entendimiento creciente de la conducta humana y la biología del envejecimiento para evolucionar de un estado actual de tratamiento de la enfermedad a un estado previo de la enfermedad, donde las condiciones deben ser más baratas y más fáciles de remediar", concluyó Marín.

De acuerdo con EY, antes del 2020 la población mundial de personas mayores de 65 años superará a los niños menores de cinco y el Foro Económico Mundial calcula que el tratamiento de enfermedades crónicas no transmisibles podría costar aproximadamente US$ 47 billones entre el 2010 y el 2030.