•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

 Snapchat, la red social del “fantasma”, aspira a tener un próspero año 2018, proponiendo la venta de espacios publicitarios más agresivos. Un objetivo que pone en peligro la comodidad de sus inquietos usuarios milénicos.

La plataforma que nació hace siete años bajo la grandiosa idea de Evan Spiegel, cuyas fotos se borran luego de un cierto tiempo de publicadas, anuncia que sus usuarios tendrán que esperar tres segundos de anuncios comerciales antes de ofrecer una opción de omisión. 

La noticia, que intentaba pasar inadvertida por las fiestas de inicio de año, va a poner a prueba la estabilidad de la compañía.

Con esta propuesta, Snapchat quiere empezar a mejorar sus metas, ya que en el tercer trimestre de 2017 sus ingresos publicitarios fueron de 208 millones de dólares, cuando sus críticos estimaban que iba a alcanzar los 235 millones.

La empresa no ha presentado estadísticas sobre los tiempos promedio de visualización de los anuncios entre los “snaps”, pero los anunciantes –a través de agencias privadas– han expresado su frustración con la ejecución de anuncios demasiado cortos que se visualizan previos a las reproducciones de material audiovisual.

La empresa no comparte públicamente el promedio de visualización de los anuncios que hasta ahora el usuario podía evadir deslizando el dedo rápidamente.

El medidor de la publicidad en Estados Unidos, el “Media Rating Council” (MRC por sus siglas en inglés), determina que dos segundos es el tiempo mínimo necesario para que un anuncio de video se considere visible. 

Con la implementación de los 3 segundos de publicidad, Snapchat estaría aprobando una medida estándar. Según describe AdAge, el sitio especializado en noticias sobre publicidad digital, los usuarios de esta red social no pasan ni un segundo cuando ya han esquivado los tímidos anuncios publicitarios.

Según AdAge, Snapchat no es la única plataforma móvil que reconsidera implementar anuncios de tiempo obligatorio, ya que Facebook está empezando a probar con videos previos a las publicaciones, como hace YouTube. 

Cuando Snapchat nació en el año 2011, marcaba un nuevo capítulo en la historia de las redes sociales. Inició a trabajar con gente muy joven cuyas necesidades eran la privacidad, los filtros y las publicaciones espontáneas. Daba la oportunidad de que las fotos y videos personales desaparecieran luego de 24 horas de publicados. Con el tiempo se han reducido sus usuarios, porque las redes sociales como Facebook, Instagram y WhatsApp han copiado muchas de sus funciones principales.

A nivel local se estima un uso moderado de la red social, quizás representado por un 8.4% en lugares como Managua, según concluyó el estudio “Hábitos de los usuarios nicaragüenses en Internet”,  realizado en la capital a finales de 2017. El trabajo ubicaba a Snapchat como la cuarta red social más utilizada en la zona urbana de Nicaragua, punteando encima de Twitter. Cabe esperar qué tanto va a incomodar a los usuarios nicas las nuevas estrategias publicitarias con las que Snapchat inicia 2018.