•  |
  •  |
  • EFE

Michael Cohen, el abogado personal del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, recibió el año pasado 600.000 dólares del grupo de telecomunicaciones AT&T a cambio de asesoramiento sobre la fusión con Time Warner, que el actual Gobierno estadounidense quiere bloquear.

Según informó hoy el diario The Washington Post, que asegura haber obtenido documentos con detalles sobre el contrato, AT&T contrató a Cohen tres días después de que Trump llegara al poder en enero de 2017, con el objetivo de que le asesorara en varios temas relacionados con el Gobierno.

Entre ellos estaba su proyectada fusión con Time Warner, anunciada en 2016 y valorada en unos 85.400 millones de dólares, que requería la aprobación de agencias federales de regulación del mercado.

Durante la campaña electoral de 2016, Trump expresó su oposición a la fusión de los dos gigantes de las telecomunicaciones, y el pasado noviembre, el Departamento de Justicia de EE.UU. presentó una demanda para bloquear esa compra, un caso que aún está dirimiéndose en los tribunales.

Según las autoridades estadounidenses, esta fusión puede hacer que aumenten los precios de los servicios que prestan ambas empresas y potencialmente bloquear a los creadores de contenidos para que los distribuyan sin pagar costes adicionales.

Pese a la oposición de Trump a la fusión, el lucrativo contrato que obtuvo Cohen ilustra cómo varias grandes empresas recurrieron a él con el aparente objetivo de ganar los favores del presidente.

Esta semana, varios medios informaron de que AT&T, el gigante farmacéutico suizo Novartis y la compañía estatal aeroespacial surcoreana Korea Aerospace Industries hicieron pagos a Essential Consultants, una compañía de Cohen. Según el Post, esa compañía recibió después de la elección de Trump al menos 2,95 millones de dólares de distintas empresas y empresarios.