•  |
  •  |
  • EFE

Más de 30 grupos activistas encabezados por la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU, en inglés) pidieron el martes a Amazon que deje de proporcionar tecnología de reconocimiento facial a la policía, advirtiendo que podría otorgar a los gobiernos "poderes de vigilancia peligrosos".

Las organizaciones enviaron una carta a Amazon luego que una investigación de la ACLU descubriera que la empresa estuvo trabajando con varias agencias de seguridad estadounidenses para desplegar su servicio de inteligencia artificial Rekognition.

"Los materiales de marketing de Rekognition se leen como un manual para vigilancia autoritaria", dijo Nicole Ozer, de la ACLU de California.

"Una vez que un sistema de vigilancia peligroso como éste se vuelve contra el público, el daño no se puede deshacer", agregó.El fundador y director ejecutivo de Amazon

El grupo integrado entre otros por Electronic Frontier Foundation, Black Lives Matter, Freedom of the Press Foundation y Human Rights Watch firmó una carta dirigida al jefe de Amazon, Jeff Bezos.

La misiva asegura que "Amazon Rekognition está preparada para el abuso en manos de los gobiernos".

"Este producto representa una grave amenaza para las comunidades, incluidas las personas de color y los inmigrantes, y para la confianza y el respeto que Amazon ha trabajado para construir", agrega.

Amazon es una de las muchas compañías que proveen tecnología de reconocimiento facial para las fuerzas de seguridad y de cumplimiento de la ley.

Algunas investigaciones han indicado que tales programas pueden ser propensos a errores, particularmente en la identificación de personas negras, y los activistas argumentan que estos sistemas pueden elaborar grandes bases de datos biométricos que pueden ser objeto de abuso.

Los grupos agregan que un gran despliegue de Amazon, uno de los líderes en inteligencia artificial, podría conducir a una amplia vigilancia de la población estadounidense.

"La gente debería poder caminar por la calle sin ser vigilada por el gobierno", consigna la carta y añade que "el reconocimiento facial en las comunidades estadounidenses amenaza esta libertad".

Amazon no respondió de inmediato a una solicitud de AFP para hacer comentarios sobre la carta.