•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Adaptarse a la tecnología ya no es una opción, es una necesidad para el desarrollo del país. Con ese preciso avance surge la carrera Mecatrónica, una fusión de Ingeniería Mecánica, Ingeniería electrónica e Informática para potencializar el desarrollo tecnológico y económico de una nación, y aunque en Nicaragua todavía no se imparte, otros países como Costa Rica comienzan a ver los mejores resultados.

El ingeniero eléctrico Erick Porras Rodríguez, del Instituto Nacional de Aprendizaje, ente rector de la educación técnica a nivel nacional en Costa Rica, señaló que aplicar la mecatrónica desde el 2014 ha generado un aporte significativo en la economía de Costa Rica,  que también destaca entre los primeros tres lugares en el estudio Índice de Preparación Digital de la firma Cisco y Garthner Research. 

Otro gran beneficio ha permitido que empresas de tecnología se instalen en el país. “Cuando estas empresas, principalmente del sector médico, de la producción de equipos médicos hacen estudios de mercado, de prospección y monitorean que el país tiene egresados en la carrera de Mecatrónica y potencia la inserción de estas empresas en el país”, explicó Porras. 

Con la optimización no se está desplazando al elemento humano. Nunca será desplazado, lo que tendrá serán elementos diferenciadores y la productividad  va a aumentar. Al aumentar la productividad se generan una serie de trabajos que traen beneficios.

Impacto en Nicaragua 

El impacto que causaría en Nicaragua la mecatrónica es que beneficiaría la inserción de empresas en el país y aumentaría la productividad, porque entre más optimizada es una empresa, más beneficios tendrá. Y por ende, el país se hace más tecnológico y vender esa idea lo convierte en un país muy importante y atractivo para las empresas que buscan dónde instalarse. Y Nicaragua es atractiva, solo hace falta dar ese salto tecnológico, señala el experto.

Eso genera que al contar con mano de obra calificada aumente la inversión extranjera en un país y va generando un efecto multiplicador con otras empresas internacionales “porque van a querer estar a nivel de estas que vienen para poder competir y porque se dan cuenta que a mediano y largo plazo esto tiene beneficios increíbles a nivel económico y productivo”, dijo el ingeniero eléctrico. 

La mecatrónica se puede aplicar en todos los sectores de manufactura, de producción en serie, optimización de plantas hidroeléctricas y agropecuarias. Tiene una similitud con la robótica, donde ambas tienen parámetros iguales que hacen sistematizar cualquier sistema, tales como un robot, pero también puede ser un sistema de robot que automatiza una empresa que la potencia y la hace autómata o minimice la interacción del ser humano.

La mecatrónica no debe ligarse estrictamente con las matemáticas porque esa es una materia que muchas veces limita a los jóvenes, y no necesariamente se debe ser brillante en matemática para triunfar en robótica.

“Esta es la cuarta revolución industrial. Estos sistemas electrónicos están siendo conectados  a la nube que lleva a un monitoreo y quienes la usan desde cualquier parte del mundo pueden monitorear, programar y controlar los equipos que están siendo automatizados”, detalló Porras.

En Costa Rica se implementa la mecatrónica desde el 2014, se realizan esfuerzos en conjunto para desarrollarlo,  esto ha potenciado que empresas de tecnología lleguen a instalarse al país. Cuando estas empresas principalmente del sector médico se dan cuenta y hacen estudios de prospección, les potencia la inserción en el país y por lo tanto eso genera un efecto multiplicador en las demás empresas. Y estas van a querer estar a nivel para competir.