• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La empresa Comtech, líder del mercado tecnológico en Nicaragua, organizó un panel sobre robótica educativa, en el que expertos internacionales discutieron los avances y retos de este sistema de enseñanza interdisciplinaria.

En el panel, ”Retos y perspectivas de la Robótica Educativa”, dedicado a la memoria del doctor y humanista Juan Bautista Arríen, participaron las costarricenses Jacqueline Arroyo, máster en Ciencias de la Educación con énfasis en Administración Educativa, y Alejandra Sánchez, miembro del Consejo Mundial World Robot Olympiad Costa Rica.

Estuvo también el mexicano César Loeza, director de Educación Únete México, el economista nicaragüense Néstor Avendaño, y el especialista en tecnología y presidente de APEN, Guillermo Jacoby, como moderador.

La especialista Jacqueline Arroyo manifestó en su intervención la necesidad de formar y capacitar constantemente a los docentes.

En el panel, ”Retos y perspectivas de la Robótica Educativa”, dedicado a la memoria del doctor y humanista  Juan Bautista Arríen.

Arroyo explicó que en los años 80, la novedad educativa era conocer trucos de cómo agregarle agua y azúcar a la tiza, para que al usarla los escritos permanecieran más tiempo impregnados sobre el pizarrón.

Pero la actualidad demanda que los docentes formen jóvenes para profesiones que aún no existen. “Ahora el reto es cómo preparar a un youtuber, un analista en bigdata, un mecánico de drones. Los docentes son análogos y la realidad es digital. El reto es que se deben formar estudiantes para profesiones que no existen. La realidad en los salones de clase es una, en la calle es otra”, señaló Arroyo.

Arroyo hizo énfasis en la importancia y la necesidad de recurrir a la robótica, al sistema de enseñanza conocido como STEM, al que se le llama de esta manera porque abarca áreas de diferentes asignaturas, como Matemática, Ingeniería, Ciencias y tecnología.

Desde hace algunos años, en países como México, Costa Rica, Panamá, Perú, Brasil y Canadá están trabajando e implementando la robótica educativa. Nicaragua ya ha empezó a dar pasos al igual que Puerto Rico, Honduras, El Salvador y Ecuador.

Aunque falta para alcanzar el nivel de otros países, ya se están haciéndose esfuerzos y para que avance se necesita que el Estado y el sector privado muestren mayor interés. El economista Néstor Avendaño explicó que la Organización de Naciones Unidas ha recomendado a los países invertir, al menos, el 7% del gasto público en educación.

Inversión

En Nicaragua, el monto que se designa del Producto Interno Bruto para educación no alcanza ni el 5%. “Es posible hacer robótica. Yo recomiendo dos cosas: una es la inclusión social. Que se designe un porcentaje del gasto para la educación, pero que sea en específico para robótica. No tiene que ser necesariamente incluido en el pénsum como obligatorio, porque no a todos les ha de gustar. Lo otro es que la empresa apoye creando puestos de trabajo, pero estos deben ser con salarios decentes. Deben proporcionarle también infraestructura decente para que puedan trabajar”.

Nicaragua ya ha empezó a dar pasos  al igual que Puerto Rico, Honduras, El Salvador y Ecuador.  

Alejandra Sánchez, miembro del Consejo Mundial World Robot Olympiad Costa Rica, expresó que sin importar el nivel de avance que exista entre los países, hay un reto en común que debe superarse.

Y es que en la Olimpiada Mundial de Robótica, donde Nicaragua participó, la participación de las niñas es mínima, no alcanza ni el 20%. Por lo tanto, el desafío es lograr que más niñas se integren y participen.

El otro desafío es lograr que la robótica educativa esté desde los primeros años de formación del estudiante. Es decir, desde primaria y secundaria. Situación que puede apreciarse en países desarrollados.