•   París, Francia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Gigantes digitales se comprometieron el miércoles a tomar medidas contra la difusión de contenidos extremistas en internet, como parte de una iniciativa mundial lanzada en París a raíz del atentado de Christchurch en Nueva Zelanda.

"La difusión de este tipo de contenidos en línea tiene un impacto negativo en los derechos humanos" y "en nuestra seguridad colectiva", dijeron los firmantes, entre ellos Google, Microsoft, Twitter y Facebook, tras una reunión celebrada en París con líderes mundiales.

 Lea: Bitcoins: ¿manía o la nueva internet?

Esta movilización internacional, bautizada "llamamiento de Christchurch", fue iniciada por la primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, y el presidente francés, Emmanuel Macron, dos meses después del ataque contra dos mezquitas en Nueva Zelanda, que fue transmitido en vivo en Facebook durante 17 minutos.

Entre las medidas contempladas figura retirar de forma inmediata y permanente contenidos violentos o extremistas. Foto: Archivo/END

Las aterradoras imágenes de este doble ataque en el que murieron 51 personas permanecieron en línea durante otros 12 minutos antes de que Facebook fuera alertado por un usuario y las retirara. Pero el video fue descargado y compartido millones de veces en los días siguientes.

 De interés: Luchando contra el odio en internet

Para evitar que esto vuelva a suceder, las plataformas de internet se comprometieron a "tomar medidas transparentes y específicas para prevenir que se carguen y se difundan contenidos extremistas violentos y terroristas en las redes sociales", según un comunicado.

Las plataformas de internet se comprometieron a tomar medidas transparentes y específicas. Foto: Archivo/END

Entre las medidas contempladas figura "retirar de forma inmediata y permanente contenidos" violentos o extremistas, precisa la nota.

 Además: Corea del Sur, primer país del mundo en lanzar cobertura 5G a nivel nacional

Además de Francia y Nueva Zelanda, este llamamiento fue adoptado por otros siete países, incluyendo Canadá, Noruega y Reino Unido, así como por la Comisión Europea. Otros Estados, como España, Australia y Alemania, "apoyaron" la iniciativa, indicó la presidencia francesa.