•   Francia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Estados Unidos anunció el miércoles una investigación sobre los efectos de un impuesto a las empresas gigantes del sector de la tecnología que está a punto de ser aprobado en Francia.

Washington "está muy preocupado por el hecho de que la tasa sobre los servicios digitales, que debería ser adoptada por el Senado francés mañana (jueves), apunta injustamente a las empresas estadounidenses", declaró Robert Lighthizer, el representante comercial de Estados Unidos, en un comunicado. 

"El presidente (Donald Trump) ordenó que examináramos los efectos de esta legislación y determinemos si es discriminatoria o irrazonable y si constituye un peso o plantea restricciones al comercio de Estados Unidos", indicó.

La Asamblea Nacional francesa aprobó el jueves el proyecto de ley, que haría del país europeo un pionero en la materia. El texto será sometido al Senado el jueves para ser definitivamente adoptado.

Uno de los lobby de la Silicon Valley, CCIA (The Computer & Communications Industry Association), saludó de inmediato esta iniciativa.

"El impuesto francés obligaría retroactivamente a los servicios estadounidenses que exportan hacia Francia a entregar un porcentaje de sus ingresos desde comienzos de este año a las autoridades fiscales francesas", deplora CCIA en un comunicado. 

Robert Lighthizer, el representante comercial de Estados Unidos, dijo que Donald Trump ordenó examinar los efectos del impuesto francés a gigantes tecnológicos. Archivo/END"La propuesta francesa es similar a la que los estados miembros de la UE abandonaron este año luego que los conflictos con el derecho comercial internacional se hicieran evidentes", estimó. 

Llamado "tasa Gafa" (Google, Amazon, Facebook y Apple), este impuesto se inspira en un proyecto europeo que fracasó debido a las reticencias de varios países de la UE.

Según el gobierno francés, apunta a "restablecer la justicia fiscal" frente a los gigantes del sector tecnológico.

El impuesto afecta a las empresas con actividades digitales cuyo volumen de negocios supere los 750 millones de euros (unos 845 millones de dólares) a nivel mundial, que deberían pagar un impuesto sobre el 3% de su volumen de negocios en Francia.