• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Con el lema “Uso eficiente de Nuevas Tecnologías”, durante la semana del 2 al 6 de septiembre Comtech realizó su XIV Feria Tecnológica Internacional 2019, en la cual la tecnología hizo coincidir cuatro escenarios en donde se destaca la actividad comercial, las charlas tecnológicas en universidades y corporaciones, y para el cierre las Olimpiadas Nacionales de Robótica con sede en el Colegio Lincoln.

La clave del éxito de la feria estuvo en el nivel de aceptación de las charlas tecnológicas por parte de la juventud, que superó la participación que hubo en las últimas 13 ferias que hemos celebrado, expresó Ernesto Varela, gerente general de Comtech.

“Este año logramos hacer la feria, y a pesar de que hay una economía lastimada, vimos un deseo por continuar, es el sentir humano de no irse fuera del país, los jóvenes quieren saber cómo les colabora la tecnología en su desempeño, quieren saber qué necesitan para mejorar, fue impresionante ver que salones destinados para 150 personas tenían 250, las conferencias en hoteles que duplicaban el número de invitación. En la videoconferencia activada del CNU para los departamentos se miraba la cantidad de jóvenes te demuestra que hay un deseo de salir adelante”, prosiguió Varela.

La tecnología hizo confluir a sectores que en el día a día no tiene mucha cercanía: oenegés, empresa privada, Consejo Nacional de Universidades y Ministerio de Educación, todos en sintonía durante las charlas con los 35 especialistas representantes de marcas regionales de Centroamérica, el Caribe, Estados Unidos e incluso Japón.

Tema educativo

La educación es uno de los ejes primordiales para Comtech, porque según Varela es “el bastión que nos puede garantizar cambios, no solo en el tema económico, sino también en el bienestar personal del joven, del individuo que tiene una carrera o una carrera técnica y que se capacite para ofrecer servicios más calificados”.

“Ya no basta con ofrecer mano de obra para pegar zipper o bolsas a la ropa, y no es que eso esté mal, pero hace falta el salto para que nuestra gente sepa de procesos automatizados, que entiendan de programación, cómputo, electrónica, ingeniería, para que podamos ofrecer a los inversionista trabajadores calificados”, enfatizó.

En el área educativa la feria contó con la experta Cristina Cárdenas, quien hasta enero de 2018 estuvo a cargo de la Política Pública de Inclusión Digital en México, un país con una población de 25 millones de alumnos, 1.5 millones de docentes y más de 240 mil escuelas.

Todas las conferencias sobrepasaron la capacidad de convocatoria. Cortesía/END

Cárdenas compartió que Comtech está muy interesado en promover la robótica educativa en las escuelas del país, lo cual le parece que “es importante porque hará a los niños más competitivos para los nuevos trabajos que está demandando el siglo XXI y es por eso que estoy aquí para compartir mi experiencia en México que es muy parecida a la suya. Tenemos un contexto de escuelas muy diversas, sin techo, maestros sin capacitación, pero aun así tenemos todas las ganas de implementar la innovación en las escuelas”.

La clave del éxito

Si bien es cierto la educación tradicional de repetir y memorizar aún tiene raíces fuertes en nuestros sistemas educativos, Cárdenas considera que la “clave para la adopción de la tecnología en la educación está en los maestros y en las autoridades educativas, porque si ellos no están convencidos de introducir la tecnología y adoptar las nuevas formas de enseñanzas, no será posible dar el salto, pero para que se convenzan tanto los maestros como el Ministerio de Educación hace falta mucha capacitación y acompañamiento al docente.

No obstante, la experta asegura que el “cambio de chip” en los maestros no será de un día para otro, sino que se necesita quemar etapas.

Como conocedora de la realidad de los maestros, la experta reconoció que los docentes tienen una carga administrativa muy fuerte y al ponerles otra más ellos obviamente ponen resistencia y no es porque no quieran implementar la tecnología, sino porque el día a día se lo consumen llenando papeles administrativos para cumplir con el currículo obligatorio.

“La primera etapa implica que ellos vean que introducir la tecnología es una herramienta más para agilizarles su práctica, para hacer que los niños aprendan de una forma más lúdica y prepararlos, porque la tecnología de robótica educativa está basada en el constructivismo, para que un niño aprenda construyendo, creando, comunicando a otros y esto logra que ellos se interesen más por materias como las matemáticas, ingenierías, las famosas llamadas STEM, que tienen que ver con desarrollar las habilidades blandas que son comunicación, colaboración, resolución de problemas”, prosiguió.

También la experta mexicana considera que “tenemos que verle una necesidad a la tecnología para nuestras escuelas, es importante que el maestro forme parte de todo el proceso, pero por muy animados que estén los maestros, si no tienen herramientas para compartir con sus alumnos no logrará nada, así que lo más importante es dar capacitación y acompañamiento a estos docentes para que estén animados y puedan compartir el conocimiento con otros pares”, dijo.

Desde su experiencia en talleres impartidos en México y en diferentes partes del mundo ha visto que en los niños hay mucha motivación para trabajar con herramientas que les permiten reforzar las materias STEM.

Por otro lado, dijo que la tecnología en la educación ayuda a derribar las barreras de género, porque las niñas creen que la tecnología es para los hombres o que las ingenierías también, aun cuando ellas son buenas en matemáticas y en carreras de ingeniería y este tipo de propuestas hacen que las niñas se animen más por las ingenierías que es lo que está necesitando el mundo hoy y en el futuro.

Finalmente, Cristina Cárdenas aseguró que “algo importante es que no debemos pensar que como países en desarrollo no podemos alcanzar a los demás países. Finlandia me ha sorprendido al ver que después de la guerra y sin recursos que los ayudaran, enfocaron sus esfuerzos en la gente y en sus recursos naturales. Y en poco tiempo lograron sobresalir, ese ejemplo inspira que invertir en la juventud es la solución a los problemas sociales y políticos que tenemos y más pensando que las cifras de un 50% del trabajo que conocemos ya no va a existir en el 2030 y que el 60% de los empleos que se van a requerir en el futuro no los conocemos aún”.